¿Puedo jugar al fútbol con un menisco desgarrado?

Escrito por A. McDougall
Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images

Un desgarro de menisco es una lesión frecuente de la rodilla que puede dejar de lado a un jugador de fútbol durante varios meses. Tu menisco absorbe los impactos en la rodilla y cuando se rompe, puede causar dolor y daño a otras partes de esta. Dado que el fútbol requiere que un jugador ponga una presión excesiva sobre las rodillas, no se debe jugar inmediatamente después de sufrir esta lesión. Con la rehabilitación adecuada y el tiempo de recuperación, deberías ser capaz de volver a la cancha de fútbol.

Desgarro de menisco

De acuerdo con MayoClinic.com, una rotura de menisco es una de las lesiones más comunes de la rodilla. Este es un pedazo de cartílago en forma de C en la rodilla que actúa como un amortiguador entre el fémur y la tibia. Tienes dos meniscos en cada una de tus rodillas. Este puede romperse al girar o rotar la rodilla con fuerza, sobre todo al poner todo tu peso en ella. Esto hace que los jugadores de fútbol sean susceptibles a este tipo de lesiones. Cuando te desgarras el menisco, sentirás dolor, hinchazón, rigidez e inestabilidad en la rodilla. Debes parar cualquier actividad física y buscar atención médica de inmediato para tratar la lesión.

Tratamiento

El tratamiento inicial de un menisco roto es conservador. Debes descansar la rodilla y evitar cualquier actividad física. Puede que tengas que usar muletas para caminar. Puedes poner hielo sobre la rodilla por 15 minutos a una hora cada cuatro a seis horas para ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón. También puedes aliviarlo con medicamentos para el dolor de venta libre. Si los tratamientos conservadores no son efectivos, es posible que necesites cirugía. Los jugadores de fútbol, ​​que pondrán tensión excesiva en su rodilla una vez se se curen, suelen optar por la esta para asegurar que su menisco sane correctamente. Durante la cirugía, este es reparado o ajustado. Las cirugías pueden ser artroscópicas, utilizando un instrumento pequeño con una cámara que permite al cirujano ver el interior de la rodilla o una cirugía abierta tradicional, en la que esta es cortada para poder trabajar.

Rehabilitación

Independientemente de si se necesitó intervención quirúrgica para tratar tu lesión, la fisioterapia puede ser una parte vital de la recuperación. Esto ayudará a fortalecer los músculos alrededor de la rodilla para ayudar a estabilizar y apoyar la articulación. Comenzarás con ejercicios de rango de movimiento para restaurar la flexibilidad de tu rodilla y, cuando estés listo, pasarás a ejercicios de fuerza. Durante este tiempo, todavía puedes necesitar muletas y tu médico puede recetarte una rodillera y poner tu pierna en un yeso para proporcionar estabilidad.

Fútbol

Practicar un deporte físicamente exigente como el fútbol pone una gran cantidad de estrés en tu rodilla. No debes participar en este si te desgarraste el menisco. Además, volver demasiado pronto puede evitar que tu rodilla se cure y pone en peligro tu recuperación. Por lo tanto, es vital no volver al campo hasta que tu médico te lo permita. Si bien cada paciente se cura a un ritmo diferente, la mayoría de las personas requieren alrededor de tres a cuatro meses para recuperarse de una rotura de menisco.