¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

¿Pueden las pulgas vivir en humanos?

Escrito por Estefanía Mac | Fecha actualizada September 21, 2018

La pulga común, cuyo nombre científico es Pulex irritans, es una especie de insecto sifonáptero de la familia Pulicidae. Se trata de un ectoparásito que se alimenta de la sangre de los vertebrados homeotermos o de sangre caliente.

Si alguna vez has tenido una mascota, probablemente hayas visto que pueden tener estos parásitos entre su pelaje, pero seguramente desconoces si las pulgas pueden vivir en las personas.

En realidad, la pulga común es un insecto presente en gran parte del planeta y sus seis variedades habitan en una variada cantidad de huéspedes, incluyendo al ser humano.

De hecho, estudios realizados han señalado que en realidad ha sido el parásito más común en la historia del ser humano.

Te recomendamos leer: ¿Cómo matar los huevos de pulga?

Estos insectos miden de 2 a 3 milímetros de largo y son de color rojizo a negro. Su cuerpo es aplanado verticalmente, lo que facilita su movimiento entre el pelo del animal del que se alimentan y además su exoesqueleto es muy resistente.

Sus patas traseras tienen una gran fuerza y la pulga es capaz de saltar distancias que superan 200 veces su propia longitud.

Para alimentarse la pulga muerde la piel del huésped con su sistema bucal, conformado por varias partes móviles que le dan gran fuerza a la mordida.

Este sistema está conformado por palpos maxilares, dos palpos labiales, dos mandíbulas y dos maxilas, además de un labro-epifaringe.

Cuando muerden, las enzimas contenidas en la saliva de la pulga provocan comezón intensa y una erupción ocasional.

Algunas personas tienen reacciones alérgicas a la picadura de pulga, lo que les provoca más picor y la aparición de erupciones cutáneas.

Datos sobre las pulgas

Las hembras de la pulga común ponen de 25 a 50 huevos por día, llegando a unos 2.000 en su vida, estimada en 5 a 6 meses de duración.

Muchos de esos huevos eclosionan y se convierten en aún más pulgas femeninas.

El peligro de esto es que las hembras chupan más de 15 veces su peso de sangre cada día. Con el tiempo, la cantidad de pérdida de sangre en el animal o persona infestada puede llegar a ser muy grave.

La pulga común parasita muchas especies de mamíferos y aves, incluidos animales domésticos y el hombre. Esto incluye tanto perros domésticos como cánidos salvajes, gatos y felinos silvestres, monos, ratas de alcantarilla, ratas negras, varias especies de roedores silvestres, cerdos, pollos y murciélagos, entre muchos otros tipos de animales.

También es un huésped intermediario en la etapa de reproducción de la tenia Dipylidium caninum. Por lo general, las personas se infestan a través de sus mascotas o el ganado, pero también de la fauna silvestre.

Su presencia es más notable en las zonas húmedas y cálidas del planeta, pues el frío y la sequedad afectan su desarrollo.

Historia de la pulga y la población humana

Durante el siglo XVI, la plaga de pulga común se presentaba con mucha frecuencia debido a la falta de higiene de la población. Independientemente de su clase social, prácticamente todas las personas que vivieron durante este período sufrieron ocasionalmente un brote de pulgas.

Los ricos a menudo utilizaban cuellos de piel de gusano en un intento por atrapar a los insectos pequeños, mientras que otros colocaban trampas de bambú o marfil entre sus sabanas con el fin de evitar las picaduras durante las horas nocturnas.

Afortunadamente, gracias a nuestros estándares modernos de higiene, la pulga rara vez se ve hoy en día entre los seres humanos.

Enfermedades transmitidas por las pulgas

En tiempos en que era las pulgas eran una infestación general fueron causa de muchas enfermedades graves. En la Edad Media, las pulgas de las ratas fueron las principales portadoras de la peste bubónica que mató a millones de personas en Europa.

Además, también son capaces de propagar la fiebre tifoidea, tenias y tularemia, enfermedad provocada por la bacteria Francisella tularensis.

Aunque no tan mortales como la peste bubónica, estas enfermedades pueden causar muchos síntomas desagradables como dolor de cabeza, pérdida del apetito y de peso, náuseas y fiebre.

Prevención y solución

Hoy en día, las personas que tienen más posibilidad de sufrir picaduras o infestaciones de pulgas son las que están en contacto con cerdos.

En todo caso, si llegas a sufrir una infestación de este tipo, puedes recurrir a diversos productos disponibles para eliminarlas.

Lee también: ¿Cuáles son las enfermedades que las pulgas transmiten?

Para prevenir futuras infestaciones se debe mantener una buena limpieza en todas las áreas de la casa, tratando a los animales domésticos y lavando toda la ropa de cama.

Si el problema de pulgas en tu hogar es severa, deberás contactar a un exterminador profesional para obtener ayuda.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.