¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Proceso de formación de la orina en los riñones

Escrito por Estefanía Mac | Fecha actualizada September 15, 2018

La orina es el líquido que expulsan los animales y seres humanos a través de la uretra y que contiene sustancias de desecho filtradas de la sangre al pasar esta por las estructuras internas de los riñones.

El proceso de formación de la orina implica varias etapas, como son la filtración, reabsorción y secreción.

Vamos a revisar cada una de estas etapas para entenderlas mejor.

La filtración

Los riñones son órganos especializados del sistema excretor encargados de filtrar la sangre para separar sustancias tóxicas o desperdicios. Producen la orina, que es un líquido de color amarillento que contiene estos desechos y que es excretada a través de la uretra.

Para cumplir esta función, cada riñón tiene cerca de un millón de nefrones, pequeños órganos donde se da lugar la filtración y formación de la orina.

Te interesa: Componentes del análisis de orina

Los riñones están conectados al sistema arterial y la sangre pasa a través de ellos para ser filtrada. De esta manera, el cuerpo puede eliminar desperdicios metabólicos, medicamentos o sustancias nocivas y mantener la hidratación adecuada del organismo, el nivel de acidez o pH y los niveles correctos de las sustancias que conforman la sangre.

La primera parte del proceso de la formación de orina ocurre en los glomérulos los cuales son pequeños grupos de vasos sanguíneos. Los glomérulos actúan como filtros permitiendo que el agua, la glucosa, la sal y el material de desperdicio pasen a través de la cápsula de Bowman, la cual rodea cada glomérulo.

Estos filtros a su vez impiden que pasen los glóbulos rojos, que son necesarios para la oxigenación de organismo, así como proteínas y otras sustancias útiles, las cuales deben permanecer en el cuerpo.

El fluido en la cápsula de Bowman se conoce como filtrado nefrítico y se asemeja al plasma sanguíneo. También incluye la urea producida por el amoníaco, el cual se acumula cuando el hígado procesa aminoácidos.

La reabsorción

Cerca de 195 litros de fluidos pasan a través de los riñones durante el día para el proceso de filtración pero la mayoría es después reabsorbida, en lugar de ser eliminada.

La reabsorción ocurre en los túbulos proximales de la nefrona, en el asa de Henle y en los túbulos distal y colector.

El agua, la glucosa, los aminoácidos, el sodio y otros nutrientes son reabsorbidos dentro del torrente sanguíneo, en los capilares alrededor de los túbulos.

El agua se mueve a través de las estructuras del riñón por un proceso de ósmosis, es decir, gracias al movimiento de fluidos de un área de alta concentración a un área de baja concentración.

Usualmente toda la glucosa se reabsorbe en el proceso, pero en los individuos diabéticos el exceso de glucosa permanece en el filtrado.

El sodio y otros iones son reabsorbidos de manera incompleta, con una mayor porción permaneciendo en el filtrado cuando se consume más en la dieta, resultando en concentraciones más altas de sangre. Las hormonas regulan el proceso de transporte activo por el cual los iones como el sodio y el fósforo son reabsorbidos.

La secreción

La secreción es el paso final en el proceso de la formación de orina. Algunas sustancias se mueven directamente de la sangre en los capilares alrededor de los túbulos distal y colector, dentro de esos túbulos.

La secreción de iones de hidrógeno por este proceso es parte del mecanismo corporal para mantener el pH correcto o un equilibrio ácido básico. Se secretan más iones cuando la sangre es ácida y menos cuando es alcalina.

El proceso de formación de la orina implica la filtración de la sangre a través de los riñones, que poseen estructuras que la filtran y separan sustancias nocivas y desechos metabólicos, así como el exceso de úrea, agua, sal, glucosa y otras sustancias, manteniendo así el equilibrio químico de la sangre.Artículo relacionado: Alimentos que producen olor en la orina

Los iones de potasio, de calcio y de amoníaco también se secretan en esta etapa, así como algunos medicamentos. El riñón se considera como un órgano homeostático, es decir, que ayuda a mantener la composición química de la sangre dentro de los límites estrictos.

Lo hace en parte mediante la intensificación de la secreción de sustancias como el potasio y el calcio, cuando las concentraciones son altas e incrementando la reabsorción y reduciendo la secreción cuando los niveles son bajos.

La orina creada por este proceso luego pasa a la parte central del riñón llamada la pelvis, donde fluye dentro de los uréteres, conductos que la llevan hacia la vejiga.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.