Problemas de orina en las mujeres

Escrito por Melinda Gaines
urine bottle image by alma_sacra from Fotolia.com

Los problemas de orina pueden indicar muchas enfermedades en las mujeres, que van desde las leves hasta las que son severas e intratables. La clave para manejar un problema urinario es asegurarse de que reconozcas lo que es anormal, y después consultes a un médico tan pronto como puedas.

Incontinencia por esfuerzo

La incontinencia por esfuerzo es la pérdida de control en la vejiga, y es más común en las mujeres mayores de 50 años y aquellas que acaban de dar a luz. La pérdida de control va desde pequeñas cantidades de orina que se liberan al reír o estornudar, hasta la fuerte e incontrolable necesidad de orinar. La incontinencia por esfuerzo causada por da a luz normalmente es temporal y puede aliviarse utilizando ropa interior protectora y haciendo ejercicios de Kegel.

Las personas que experimentan este padecimiento después de la menopausia también pueden hacer ejercicios de Kegel, pero se les deben prescribir cremas de estrógenos de aplicación tópica. En casos extremos, se recomienda la cirugía

Diabetes

Los problemas de orina pueden ser un síntoma de la diabetes, pero no una causa de la misma. El problema que normalmente experimentan las mujeres es la necesidad de orinar con frecuencia, que puede llegar hasta el punto en el que las actividades diarias se ven interrumpidas debido a la necesidad de utilizar el baño con frecuencia. Sin embargo, la necesidad de orinar normalmente se debe al incremento en la ingesta de líquidos causada por una sed extrema, la cual es un síntoma de la diabetes. Cualquier mujer que ha experimentado sed extrema y orinado en grandes cantidades debe consultar a su médico para descartar la posibilidad de sufrir diabetes. Esto adquiere especial importancia si tienes antecedentes familiares de esta enfermedad.

Piedras en los riñones

Las piedras en los riñones son dolorosas y normalmente están acompañadas de hematuria, o sangre en la orina. Antes de que una mujer arroje una piedra del riñón tendrá sangre en la orina, pero esta puede ser microscópica: a menos que un doctor observe una muestra de orina bajo el microscopio, el padecimiento puede pasar desapercibido. El dolor que se sienta al orinar dependerá del tamaño de la piedra. Si sufres dolor al orinar, es indispensable que consultes a un médico. Si se deja sin atender, las piedras de los riñones pueden alojarse en las vías urinarias o en los riñones.

Infección en la vejiga

Las infecciones en la vejiga - también conocidas como infecciones de las vías urinarias (IVUs) - pueden ser causadas por diversas razones, incluyendo una higiene personal deficiente o la actividad sexual con un compañero con una higiene personal deficiente. Las infecciones de la vejiga son una causa común de problemas urinarios, incluyendo la sensación de dolor o la irritación al momento de orinar y producir orina oscura con rastros de sangre o turbia. Evita las infecciones en la vejiga bebiendo suficiente agua, asegurándote de limpiarte de adelante hacia atrás cuando uses el sanitario, al orinar después de tener relaciones sexuales y evitando aguantar la orina cuando tengas la necesidad de ir al baño.

ETS

Algunas enfermedades de transmisión sexual o ETS, como la gonorrea, pueden causar dolor o secreciones al momento de orinar. Algunas mujeres también pueden producir orina con un olor más fuerte del acostumbrado. Si sospechas que padeces una ETS que te está causando problemas al orinar, debes acudir con un doctor o a una clínica de salud. Dejar estos problemas sin atender puede conducir a daños en tus órganos reproductores en el largo plazo y las ETS no pueden atenderse en casa.