¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Presión en el pecho después de comer

Escrito por August McLaughlin | Traducido porMaria Eugenia Gonzalez | Fecha actualizada April 14, 2018

La presión en tu pecho puede producirse con o sin dolor y surgir en varios momentos por varias razones. Algunas personas describen la presión en el pecho como la sensación de una banda ajustando alrededor del mismo o un objeto pesado apoyado sobre él. Si tus síntomas se producen después de comer, esto puede estar asociado a algunos alimentos, la forma en que comiste o a una afección médica. Si los síntomas son severos o están acompañados por dolor, un ritmo cardíaco acelerado o dificultad para respirar, busca atención médica.

Causas

Las afecciones asociadas con la presión en el pecho después de comer varían desde leves hasta serias. La acidez estomacal es una causa común leve que puede empeorar si te inclinas o te acuestas sobre la espalda. La acidez y el reflujo ácido frecuentes, o el aumento de los contenidos ácidos del esófago después de comer, pueden reflejar la enfermedad por reflujo gastroesofágico. La presión en el pecho también puede producirse por ansiedad, por comer demasiado, y por hernias de hiato, en las cuales una parte de tu estómago se proyecta en tu pecho, produciendo reflujo ácido. El malestar en el pecho que dura más que unos minutos puede significar un ataque cardíaco. La presión o dolor en el pecho son el síntoma más común de ataques cardíacos en las mujeres.

Alimentos desencadenantes

La presión en el pecho relacionada con acidez, el reflujo gastroesofágico o GERD por sus siglas en inglés y la hernia de hiato pueden ser desencadenados por algunos alimentos en particular. Los desencadenantes comunes de las tres enfermedades incluyen los alimentos ácidos como salsa de tomate, café, jugo de naranja, alcohol, chocolate, menta, hierbabuena y bebidas carbonatadas, así como los alimentos ácidos como las papas fritas, las carnes grasas y los productos lácteos enteros. Los alimentos picantes, como la salsa, los ajíes picantes y los platos especiados asiáticos y mexicanos también pueden contribuir.

Sugerencias dietarias

Si eres propenso a la presión en el pecho después de comer, consulta a tu médico para determinar cuál es la afección que lo causa. Comer más alimentos ricos en antioxidantes, como bayas, tomates, pimientos morrones y calabaza. También comer alimentos ricos en calcio y vitaminas B, como frijoles, almendras, cereales integrales y verduras de hojas oscuras, puede ayudarte a reducir los síntomas de GERD, acidez y hernia de hiato. Evitar los alimentos refinados, como los azucarados, el pan blanco y la pasta enriquecida, y optar por las fuentes de proteínas magras, como las carnes magras, la soja y los pescados de agua fría también puede ayudar. Mantente bien hidratado bebiendo agua durante el día y evita los alimentos que parecen desencadenar o empeorar tus síntomas.

Cambios en el estilo de vida

Evita acostarte después de comer, no fumes, come más lento, haz ejercicio regularmente y controla tu peso. Todo esto ayuda a disminuir el riesgo de presión en el pecho y otros síntomas de GERD, acidez estomacal y hernias de hiato. Una dieta saludable para el corazón, que enfatice los alimentos integrales ricos en fibras como los cereales integrales, las frutas y vegetales, y limite las fuentes de grasas poco saludables, como la carne roja, la mantequilla y el queso, puede disminuir tu riesgo de ataque cardíaco y otras enfermedades cardiovasculares. Los pescados de agua fría, como el salmón, la caballa, el fletán y la platija, proporcionan grasas saludables llamadas ácidos grasos omega 3, que pueden ayudar a reducir la inflamación y prevenir cardiopatías.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.

Este artículo fue realizado con la ayuda de livestrong.com