Cómo preservar ruibarbo

Escrito por Ireland Wolfe | Traducido por Andrés Marino Ruiz
El ruibarbo es un ingrediente común en pasteles y tartas.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

El ruibarbo (rhubarb) es un vegetal perenne que crece en muchos jardines en el patio trasero. Aunque a menudo se asocia con los pasteles, el ruibarbo puede agregar sabor a las confituras, jaleas, salsas y tartas. La planta de ruibarbo contiene hojas, tallos y raíces, pero sólo los tallos son comestibles. Las hojas y las raíces son tóxicas. Los tallos de ruibarbo recién cosechadas se pueden almacenar en el refrigerador hasta por tres semanas. Para preservar el ruibarbo por más tiempo, guarda el ruibarbo en el congelador. También puedes ponerlo en un tarro, aunque la congelación es generalmente preferible.

Congelación

Limpia el ruibarbo con agua fría. Retira las hojas y tallos si es necesario. Corta los tallos en trozos de media pulgada.

Hierve el ruibarbo si lo deseas. El hervido ayuda a que el ruibarbo conserve su color y sabor, pero no es necesario. Pon pedazos de ruibarbo en agua hirviendo. Cocina durante 1 minuto. Retira el ruibarbo del agua hirviendo y ponlo en agua helada para detener la cocción. Escurre sobre papel de cocina.

Extiende trozos de ruibarbo en una bandeja para hornear en una sola capa. Coloca la bandeja para hornear en el congelador.

Retire el ruibarbo del congelador después de que las piezas se hayan congelado. Esto suele tardar unas 2 horas.

Pon los pedazos de ruibarbo congelados en un recipiente hermético o bolsa para congelador. Deja un espacio libre de media pulgada y elimina cualquier exceso de aire antes de sellar. Pon nuevamente en el congelador. El ruibarbo puede conservarse en el congelador hasta por seis meses.

Ponerlo en un tarro

Quita las hojas y tallos de tu ruibarbo. Lava los tallos de ruibarbo a fondo. Pica en trozos de una pulgada.

Pon el ruibarbo en una cacerola, de como acero inoxidable, recubierta de teflón o de hierro fundido. Agrega media taza de azúcar por cada litro de ruibarbo. Deja que el ruibarbo y el azúcar reposen durante unos 30 minutos.

Calienta bien la cacerola y se deja hervir hasta que el ruibarbo esté tierno. Una vez tierno, coloca el ruibarbo en tarros de enlatado. Cubre con el jugo que sobra caliente.

Deja un espacio de media pulgada y sella los frascos. Hazlo mientras les das un baño de agua hirviendo por 10 minutos.

Advertencias

Quita todas las hojas antes de congelar o guardar en tarros tu rubiarbo, para prevenir una enfermedad.