Cómo preparar una loción para las manos con leche de cabra

Escrito por M.H. Dyer | Traducido por Pau Epel
Prepara una loción para manos hecha en casa con leche de cabra.
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Dale a tus trabajadoras manos un regalo especial, preparando un lote de loción para manos hecha en casa con leche de cabra. La espesa y cremosa leche de cabra es rica en proteínas nutritivas y vitaminas A y D, que contribuyen a una piel fuerte y tersa. Además, el ácido láctico presente en la leche de cabra actúa como un exfoliante suave, restaurando y rejuveneciendo la piel cansada al remover las células muertas y secas en ésta. La loción de leche de cabra es especialmente beneficiosa para la piel sensible y para las manos secas y agrietadas.

Coloca tres cucharadas de aceite de palma y 1 1/2 cucharadas de cera de abejas en perlas en una cacerola. Coloca la estufa a fuego bajo y derrite lentamente el aceite y la cera de abejas.

Saca la mezcla del fuego y agrega mezclando tres cucharadas de aceite de almendra dulce, dos cucharadas de aceite de semilla de calabaza, y una cucharada de aceite de albaricoque.

Añade cuatro a seis gotas de aceite de esencias, si lo deseas. Prueba con aceites como lavanda, geranio, jazmín, rosa o bergamota, que humectarán la piel seca y darán una fragancia agradable a la loción de leche de cabra.

Vierte lentamente una taza de leche condensada de cabra, o de leche fresca de cabra, en la mezcla de aceite y mezcla con una batidora de mano mientras la agregas. También puedes colocar los aceites en una licuadora. Enciende la licuadora en su nivel más bajo y vierte lentamente la leche de cabra tibia. Mezcla hasta que la loción quede cremosa y espesa.

Vierte la loción para manos de leche de cabra en un recipiente hermético. Guarda el recipiente en el refrigerador y usa la loción en un lapso de dos semanas.