¿Cómo preparar una loción facial con aceite de jojoba y manteca de karité?

Escrito por Jaimie Zinski | Traducido por Irene Cudich
Aplícate tu humectante de jojoba y manteca de karité dos veces por día.
Comstock Images/Comstock/Getty Images

Varias marcas comerciales de humectantes faciales contienen manteca de karité. Una grasa creada a partir del árbol karité africano, la manteca de karité se usa para varios propósitos, incluyendo la reducción de las líneas finas, las arrugas, las cicatrices y las estrías. El aceite de jojoba se extrae de las semillas del árbol de jojoba y proporciona una humedad duradera con muy pocas posibilidades de irritar la piel. Prepara tu propia crema natural casera combinando manteca de karité, aceite de jojoba y algunos otros ingredientes de bajo costo.

Vierte 1/2 taza de manteca de karité no refinada dentro de la fuente para microondas. Caliéntala a temperatura media durante 30 segundos, o simplemente hasta que la manteca se derrita. Evita calentar demasiado o hervir la manteca de karité, pues adoptaría una consistencia granulosa y perdería sus efectos sanadores.

Coloca 1 cucharada de cera de abejas en otra fuente para microondas. Caliéntala a máxima potencia durante 30 segundos, o hasta que se derrita. Agrega 1 cucharada de gel de aloe vera y 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen a la fuente de la cera de abejas. Vierte la mezcla de la cera de abejas y la manteca de karité derretida en una licuadora o incorpóralas con una batidora de mano. Mézclalas hasta que la mezcla esté cremosa.

Vierte la mezcla en una fuente y agrégale de 10 a 20 gotas de aceite de jojoba. Añade otras 10 gotas de tu aceite esencial favorito o de tu aceite de fragancia preferido, como lavanda, si lo deseas.

Vierte la crema facial de manteca de karité y jojoba en un frasco limpio que tenga una tapa hermética. Guarda el humectante en un lugar fresco y seco y aplícate una capa ligera por la mañana y antes de irte a dormir.

Consejo

La manteca de karité es no comedogénica y puede usarse sobre la piel seca o grasa. Si tienes piel sensible, prueba el producto en una pequeña área de tu brazo o rostro. Si aparece un enrojecimiento o una irritación, interrumpe el uso del producto.

Evita guardar tu humectante casero en un lugar cálido, como tu gabinete de remedios, pues la manteca de karité se derrite fácilmente.

Puedes conseguir manteca de karité no refinada en tiendas de productos para la salud y la belleza y en tiendas de productos para artesanías; la cera de abejas se vende en tiendas de productos para artesanías.