Cómo preparar una crema facial de avena

Escrito por Willow Sidhe | Traducido por Pau Epel
La avena contiene sílice, que ayuda a humectar la piel seca y con comezón.
Haferflocken, kernig image by bbroianigo from Fotolia.com

De acuerdo a WholeHealthMD, la avena (oatmeal) molida contiene grandes cantidades de sílice, que es beneficioso para los problemas de la piel cuando se usa de forma externa. Muchos pacientes con eczema usan avena para aliviar la comezón, resequedad e irritación causada por la condición. Las personas con piel propensa al acné también podrían beneficiarse del uso de avena en una crema para la piel, ya que ayuda a limpiar las impurezas que obstruyen los poros. En su libro "Natural Beauty From the Garden" ("Belleza natural desde el jardín"), Janice Cox recomienda la avena para la piel sensible, ya que no es tóxica y nunca causa irritación.

Coloca las hojuelas de avena en un procesador de alimentos o licuadora, y procésalas a nivel alto hasta lograr una consistencia fina como la del polvo. Transfiere las hojuelas molidas a un tazón para mezclar.

Agrega el yogurt natural y la miel a las hojuelas de avena y agita bien para combinarlos. Si la crema luce demasiado aguada, añade una cucharadita de avena a la vez hasta lograr la consistencia deseada. Si la crema luce demasiado espesa, agrega una o dos cucharaditas de agua.

Coloca la crema de avena a un recipiente plástico con tapa hermética, y guárdalo en el refrigerador por hasta tres días antes de desechar lo que no uses.

Aplica la crema de forma abundante sobre la piel afectada, evitando las áreas sensibles alrededor de los ojos. Masajea tu piel empleando movimientos circulares ascendentes. Deja que la mezcla permanezca en tu rostro por un mínimo de 20 minutos, luego enjuaga con agua tibia.

Sigue el tratamiento con tu producto tonificador o astringente favorito, o simplemente salpica tu rostro con agua fría para cerrar los poros. Aplica un humectante suave para mantener la piel suave y tersa después de cada tratamiento, especialmente si tienes piel seca.

Consejo

En vez de moler tus propias hojuelas, puedes comprar avena coloidal, u hojuelas molidas en un fino polvo, en tu farmacia o tienda de alimentos saludables local. La harina de avena también servirá, si es necesario.

Advertencias

No uses avena de cocción rápida o instantánea. La avena en hojuelas, cortada a máquina o tradicional ofrece los mejores resultados.