¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Por qué tengo golpes de calor en las noches mientras estoy recostado?

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada June 27, 2018

El cuerpo humano conserva una temperatura media interior que oscila entre los 36,67 grados Celsius hasta los 37,78 grados Celsius.

Estos valores se calculan con una temperatura ambiente que vaya de los 20 grados Celsius hasta un máximo de 54,5 grados Celsius, según el investigador Arthur Guyton, autor del libro "Fisiología Básica Humana: Función Normal y Mecanismos de la Enfermedad”.

Si la temperatura ambiente está fuera de este rango, entonces podrías sentir frío o calor. El cuerpo trata de mantenerse dentro del rango promedio a través de un proceso llamado termoregulación.

Muchas personas sufren en las noches de lo que se denomina golpes de calor.

Lee además: ¿Cómo controlar la temperatura de tu cuerpo?

Los golpes de calor generalmente son una sensación de calor y sudor, que usualmente ocurre en la mitad superior del cuerpo.

Esto se relaciona generalmente con las mujeres que se encuentran en proceso de cambio hormonal.

Sin embargo, también puede afectar a los hombres adultos y adultos mayores y llegar a convertirse en más que una leve molestia.

Para muchos, los golpes de calor pueden ser especialmente intensos durante la noche, mientras están recostados, lo cual puede causar la interrupción del sueño.

Típicamente durante entre algunos segundos y algunos minutos; sin embargo a veces pueden durar hasta una hora o más.

Golpes de calor en la cama

Puedes tener golpes de calor mientras estás recostado porque tu cuerpo se ajusta a un cambio repentino de temperatura.

Esto puede ser resultado de tu rutina de relajación nocturna, la cual usualmente al comienzo implica que baje la temperatura del cuerpo.

A medida que te preparas para ir a la cama y te pones ropa más abrigada y te cubres con las cobijas, estás aumentando la temperatura del cuerpo y la sangre fluye hacia el cerebro.

Efectos ambientales

Los golpes de calor ocurren mientras estás recostado porque tu cuerpo está intentando calentarse a si mismo para ponerse a tono con la temperatura externa que lo rodea.

Cuando estás en la cama, o pones una computadora portátil sobre ella, el ambiente que te rodea instantáneamente se calienta y tus vasos sanguíneos comienzan a dilatarse para compensar el aumento de la temperatura.

Si sientes frío, escalofrío o presentas piel de gallina, entonces levántate y muévete, ya que la actividad moderada ayudará a elevar la temperatura de tu cuerpo.

Hormonas y golpes de calor

Para regular la temperatura corporal, tus vasos sanguíneos se dilatan para liberar calor. La cantidad de estrógenos que tu cuerpo produce puede estar directamente relacionado con cómo tu cuerpo maneja su proceso de termoregulación.

Durante la menopausia, tu cuerpo tiene menos tolerancia al cambio de la temperatura y por lo tanto comienza a regular la temperatura interna antes de lo normal.

Esto significa que en vez de tener un margen de un par de grados, tu cuerpo ordena a los vasos sanguíneos de la piel que se empiecen a dilatar para refrescar el cuerpo a través del sudor, con tan solo una variación de 8 grados en la temperatura ambiental.

Alimentación

El proceso de calentar el cuerpo a través de fuentes dietéticas es conocido como termogénesis.

Este proceso puede durar varias horas tras comer y durante el mismo se activa el tejido adiposo marrón, que es una forma especial de depósito de grasa.

Una vez que el proceso de digestión se pone en marcha, aumenta la producción de calor. Esto es particularmente notable al digerir alimentos como vegetales de raíz, picantes, azúcares y carbohidratos ligeros.

Alcohol y drogas

El alcohol y los medicamentos recreativos también pueden cambiar la temperatura del cuerpo.

Además, ciertos medicamentos recetados es algo que puede alterar las temperaturas normales.

Los antibióticos elevan la temperatura del cuerpo, mientras que otros, como el Tylenol, reducen la fiebre y ayudan a regular la temperatura corporal.

Soluciones

Ajustando la temperatura de tu habitación sólo algunos grados menos durante la noche, puedes generalmente controlas los golpes de calor nocturnos que experimentas mientas estás recostado en la cama.

Artículo de interés: ¿Puede subir y bajar la temperatura de una mujer embarazada?

Puedes también probar cubriéndote sólo hasta la mitad, antes de estar demasiado abrigado. Estudios muestran que realizar una rutina de actividad física cada día, baja la frecuencia y severidad de los golpes de calor experimentados durante la menopausia.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.