¿Por qué las personas tienen lunares en la piel?

Escrito por Rachel Moltz
Mujer con lunar en la mejilla.
Stockbyte/Valueline/Getty Images

Los lunares son puntos oscuros en relieve muy comunes en la piel de cualquier parte del cuerpo. Algunas veces aparecen en grupo y otras solos. Algunos son solamente lunares y otros suponen un riesgo para la salud y pueden ser cancerígenos. Los lunares pueden aparecer con el tiempo a causa de factores tales como la luz solar, pero otros son hereditarios. Según el tamaño, la forma y el color del lunar, algunos deciden quitarlos.

Causas

Durante el embarazo, los lunares pueden presentar cambios.
John Howard/Digital Vision/Getty Images

Los lunares pueden ser causados por varios factores. Muchas personas nacen con lunares y los conservan durante toda la vida. Es común que se desarrollen lunares durante la infancia y la adolescencia. Algunas personas siguen desarrollando lunares después de la niñez. Los niveles hormonales también afectan los lunares. Durante el embarazo, los lunares pueden aparecer, oscurecerse o crecer. Los lunares hereditarios tienden a ser atípicos, de varios colores o deformes. Estos lunares atípicos deben ser controlados y posiblemente se les deba realizar una biopsia por melanoma, algo bastante frecuente.

Causas externas

La exposición al sol acelera el desarrollo y los cambios en los lunares.
Plustwentyseven/Digital Vision/Getty Images

El desarrollo de algunos lunares puede estar relacionado con la exposición al sol. Los lunares comúnmente aparecen en personas de piel clara que se exponen al sol. La luz solar puede acelerar el desarrollo o los cambios en un lunar. Cualquier exposición solar durante la infancia puede aumentar significativamente el riesgo de desarrollar melanoma más adelante en la vida. Las personas con lunares atípicos deben evitar la exposición al sol prolongada y siempre deben hacerlo con protección solar.

Melanoma

Mujer en el dermatólogo.
Digital Vision./Digital Vision/Getty Images

Algunos lunares pueden convertirse en melanomas, un crecimiento cancerígeno de melanocitos. Estos lunares suelen ser grandes con bordes irregulares y presentan oscurecimiento, inflamación o cambios de color. Otros lunares que pueden ser cancerígenos generalmente sangran, pican o duelen. Lo mejor es que un dermatólogo revise periódicamente tus lunares. Tú también debes hacerlo en busca de cambios.

Extracción

Mujer hablando con el médico.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Es importante visitar al dermatólogo para que examine todo el cuerpo en busca de lunares. Por lo general, los lunares no ponen en riesgo la vida de una persona. Si existen lunares potencialmente cancerígenos, se deben extraer de inmediato. Muchos se eliminan mediante tratamientos con láser y luego se recortan. La sesión de extracción con el dermatólogo suele ser un proceso rápido.

Proceso

Bisturí.
Paul Tearle/Stockbyte/Getty Images

Una vez que el lunar es inspeccionado por en dermatólogo, el método de extracción depende del tamaño y la gravedad del lunar. Para atenuar el dolor de la extracción, se suele aplicar anestesia para entumecer el área que rodea al lunar. Por lo general, el dermatólogo recortará el lunar con un bisturí. Para evitar la infección del corte se suelen recetar antibióticos.

Riesgos

Mujer mirándose al espejo.
George Doyle/Stockbyte/Getty Images

Las cirugías para la extracción de lunares tienen pocos riesgos. Sin embargo, es muy importante estar atento a las infecciones. Es importante recordar que las cicatrices por la extracción de un lunar son frecuentes. Es muy común tener una cicatriz media a ligera en el lugar de la extracción del lunar.

Prevención y solución

Madre aplicando protector solar a su hija.
Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Es importante controlar los lunares que cambian de tamaño o color con el tiempo. Los lunares muy oscuros o planos también deben ser controlados. Además, es importante limitar la exposición al sol y usar protector solar.