¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Por cuánto tiempo tomar un probiótico

Escrito por Macarena Fernandes Diaz | Fecha actualizada May 23, 2018
medicine image by kromleh from Fotolia.com

La Organización Mundial de Gastroenterología define a los probióticos como microorganismos del tipo bacteria o levadura, que al ser ingeridos en cantidades adecuadas pueden ayudar a mejorar las funciones intestinales y mejorar la salud de las personas.

En general se trata de microorganismos que son parte de la denominada flora intestinal “buena”, es decir, de aquella que ayuda a sintetizar elementos valiosos a partir de los alimentos procesados en el intestino y que además se encargan de evitar la proliferación de otros tipos de bacterias y levaduras perjudiciales para la salud.

Artículo relacionado: Diferentes tipos de probióticos

Los probióticos se pueden adquirir hoy en día en forma de medicamentos o suplementos dietéticos, pero también están presentes en diversos alimentos.

Los probióticos más utilizados son los correspondientes a las cepas Lactobacillus y Bifidobacterium.

A pesar de su popularidad en las dietas modernas y tendencias de alimentación sana, no hay mucha evidencia para apoyar el uso de probióticos y se necesitan más pruebas científicas para conocer su beneficio exacto y la dosis en que realmente tienen un efecto apreciable.

Beneficios para la salud

Nuestros cuerpos contienen bacterias tanto buenas como malas. En un individuo saludable, el equilibrio entre las bacterias buenas y malas es crucial.

Cuando las malas sobrepasan las buenas, afecta nuestra salud general.

Los antibióticos no hacen distinciones y matan bacterias, tanto buenas como malas, dejando la puerta abierta para que ingresen al cuerpo bacterias, hongos y parásitos que pueden causar enfermedades.

Por tal razón tomar probióticos mientras se consume un medicamento antibiótico ayuda a reemplazar las buenas bacterias y puede combatir los efectos secundarios que causan los antibióticos, tales como indigestión, gases e hinchazón.

Algunos gérmenes, hongos y parásitos también tienen capacidad para alterar el equilibrio entre las bacterias buenas y malas del intestino.

Sin embargo, lo investigadores aun están averiguando si los probióticos pueden detener o suprimir su crecimiento.

Comidas que contienen probióticos

Los probióticos pueden ser ingeridos a través de ciertos alimentos, como es el caso de algunas marcas comerciales de yogurt que las incluyen en su composición.

La leche fermentada y no fermentada, algunos jugos y el jugo de soja también los proveen.

El té de kombucha, producido por la fermentación del té negro dulce con bacterias y levaduras conocidas como hongos de Kombucha es otro alimento con alto contenido de probióticos.

Las hortalizas fermentadas son alimentos ricos en probióticos que fácilmente se pueden hacer en casa o puedes comprar en una tienda chucrut y pickles, que también los incluyen aunque en menor medida ya que en su proceso de elaboración industrial se han destruido gran parte de estas bacterias buenas.

Efectos secundarios y riesgos

Se necesita más investigación para proveer respuestas acerca de la seguridad y validez de la ingesta de probióticos, especialmente en cuanto a niños pequeños y ancianos.

Los efectos secundarios generalmente son leves si es que ocurren y de naturaleza normalmente digestiva tal como gases o hinchazón que pueden desaparecer en poco tiempo.

Siempre asegúrate de discutir tu uso de probióticos con tu doctor, dado que los mismos no deberían usarse en lugar de tratamientos médicos convencionales.

Entonces, ¿durante cuánto tiempo puedo usar probióticos?

El uso de probióticos no tiene un período establecido. Si buscas un alivio a una alteración gástrica, el mismo puede suceder desde un par de días hasta un par de semanas.

Puedes continuar tomando probióticos todos los días dado que las bacterias ya se encuentran en tu cuerpo. También puedes detener y continuar su uso según sientas que lo necesites, como cuando ingieras antibióticos o cuando ocurran alteraciones gástricas.

No hay reglas acerca de cuán a menudo tomar probióticos y el uso es a discreción del individuo.

Tipos de probióticos

Hay varios probióticos diferentes en el mercado, pero los más comunes son los lactobacilos y las bifidobacterias. Cada una provee diferentes beneficios.

Los lactobacilos ayudan con la digestión de los productos lácteos, el tratamiento de la diarrea asociada al uso de antibióticos, y previene el crecimiento excesivo de microbios causantes de bacterias tales como la E. coli y la salmonella.

Lee además: Falta de bacterias buenas en el estómago

Las bifidobacterias producen ácidos que ayudan a equilibrar el nivel de pH en los intestinos. También ayuda a limitar las bacterias que producen nitratos.

Los nitratos son tóxicos para los intestinos y pueden llevar al cáncer.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.