Cómo hacer una pierna de pavo a la parrilla

Escrito por Peter Mitchell | Traducido por Frances Criquet
Las patas de pavo pesan entre 1 y 2 libras.
Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Las piernas de pavo son una comida barata y fácil de preparar. Mantienen su humedad mejor que las pechugas o filetes de pavo, de modo que se adaptan a la parrilla también. A diferencia de asar bisteces o pequeños trozos de carne, las patas de pavo deben cocinarse a temperaturas más bajas. El espesor de la pierna hace que el centro no se caliente lo suficiente con un simple sellado y un breve asado a la parrilla. Los pavos no vienen en un solo tamaño, así que asegúrate de ajustar los tiempos de cocción en función del tamaño de tu pierna de pavo.

Frota cuatro piernas de pavo grandes con aceite de oliva. Masajea el aceite dentro de la piel y la carne. Frota pimienta negra molida gruesa y sal marina en el aceite luego de cubrir toda la pierna.

Limpia la parrilla o plancha. Cubre el metal con una capa de aceite de oliva. Calienta la plancha a fuego medio bajo.

Pon las patas de pavo sobre la parrilla y cocínalas durante 60 a 90 minutos, dependiendo del grosor. Voltéalas cada cinco minutos. Pincélalas con algo de los jugos que soltaron o con un poco de mantequilla si comienzan a secarse.

Inserta un termómetro de cocina en el centro de una de las patas de pavo. Si dice 170° F, está lista para ser comida. Si la temperatura es más baja, cocínala unos minutos más y revisa nuevamente. Continúa cocinando hasta que el centro alcance 170° F.

Sirve la pata de pavo con salsa de carne hecha con los jugos o con mantequilla de ajo rociada por encima.

Consejo

Pon una mezcla de hierbas y mantequilla bajo la piel del pavo antes de cocinarlo para obtener una parta más jugosa.

Usa los jugos de la cocción para hacer una salsa sustanciosa.

Advertencias

Si la piel se quiebra y se cocina demasiado rápido, baja el fuego, ya que el pavo puede quedar cocido por fuera y crudo por dentro.