Pasta de avena para la piel quemada por el sol

Escrito por Kimbry Parker | Traducido por Sofía Bottinelli
Úntate loción después de aplicar la pasta de avena para ayudar a que tu piel sane.
Digital Vision/Digital Vision/Getty Images

Un día en la playa es divertido, hasta que llegas a casa y sientes el dolor punzante de una quemadura de sol. Para un alivio natural, camina hacia la despensa en busca de un favorito en tu desayuno: la harina de avena. La avena es rica en propiedades antioxidantes y anti-inflamatorias, lo que la hace perfecta para calmar la piel irritada y quemada por el sol. Cuando no puedas soportarlo más, rompe la avena y prepara una pasta sencilla para aliviar el dolor de la quemadura.

Pon ½ taza de avena sin cocer en una licuadora o procesador de alimentos. Muele la avena hasta que esté hecha un polvo fino.

Vierte el polvo en un tazón. Añade ¼ de taza de leche y un par de cucharadas de miel. Mezcla bien con una cuchara hasta que todos los ingredientes se combinen.

Extiende la pasta de harina de avena sobre la piel quemada por el sol. Déjala actuar durante al menos 20 minutos o hasta que el dolor se vaya.

Quita la pasta con cuidado de la piel con un paño suave y agua fría.

Consejo

Si buscas otra manera de aliviar las quemaduras por el sol, espolvorea la avena molida en tu agua de baño y húndete en el agua durante 30 minutos. También puedes llenar un calcetín viejo con avena, atar el extremo y hundir el calcetín en el agua tibia de la bañera mientras esta se llena. Aprieta el calcetín varias veces para liberar el líquido de avena en el agua.