Ojos inyectados con sangre luego del ejercicio

Escrito por Melissa Richard
La presencia de ojos inyectados de sangre puede ocurrir cuando los vasos sanguíneos se dilatan.
Comstock/Comstock/Getty Images

La presencia de ojos inyectados de sangre puede ocurrir debido a diferentes factores y normalmente no es causa de preocupación. Los ojos inyectados de sangre pueden ser un signo de irritación, sequedad o una reacción alérgica. Si tus ojos presentan un color rojo demasiado oscuro luego de realizar ejercicio, podría deberse a la rotura de un vaso sanguíneo. Si experimentas dolor y enrojecimiento de los ojos luego del ejercicio, deberías consultar a un médico.

Sudor en los ojos

Si el sudor entra en contacto con tus ojos mientras realizas ejercicio, esto puede causar que se vean enrojecidos. El enrojecimiento también puede acompañarse de visión borrosa o escozor. Esa reacción se da debido a que el sudor tiene diferente acidez que tus lágrimas naturales. Para evitar que el sudor entre en tus ojos, usa una banda absorbente en la cabeza mientras haces ejercicio. Para calmar el enrojecimiento que causa el sudor, usa una gota de lágrimas artificiales de venta libre para enjuagar tus ojos. Esto también aliviará cualquier sensación de ardor o escozor que puedas experimentar.

Ojos secos

La sequedad es una causa común de la presencia de ojos inyectados de sangre. Tus ojos pueden deshidratarse junto con el resto de tu cuerpo mientras realizas ejercicio, debido al sudor y a la pérdida de fluidos. Muchas personas ejercitan con un ventilador funcionando encima de ellos para mantenerse frescos; sin embargo, el flujo de aire extra sobre la superficie de tus ojos puede causar que tus lágrimas se evaporen más rápidamente. Para evitar la inyección de sangre debido a la sequedad, bebe abundante agua antes y durante el ejercicio. Si usas un ventilador para mantenerte fresco, haz que apunte lejos de tus ojos. Una gota de lágrimas artificiales de venta libre ayudará con el enrojecimiento y repondrá el fluido de tus ojos.

Alergias oculares

Exponer los ojos a alergenos puede causar inyección de sangre en los mismos.
Goodshoot RF/Goodshoot/Getty Images

Si realizas ejercicio al aire libre, puedes exponer tus ojos a varios alergenos, como el polen, la caspa de animales y los contaminantes del aire. Una reacción alérgica de los ojos causa la liberación de químicos que dilatan o expanden los vasos sanguíneos, causando enrojecimiento, picazón, lagrimeo e inflamación. Las gotas anti-histamínicas de venta libre pueden aliviar el enrojecimiento y la picazón. También puede se útil enjuagar tus ojos con unas gotas de lágrimas artificiales luego del ejercicio al aire libre para diluir los alergenos.

Ruptura de vasos sanguíneos

El levantamiento de pesas puede causar que los delicados vasos sanguíneos del ojo se rompan.
Digital Vision/Photodisc/Getty Images

Un vaso sanguíneo roto, también conocido como hemorragia sub-conjuntival, ocurre cuando una de las pequeñas venas que se encuentran debajo de la conjuntiva, la superficie clara de tu ojo, se rompe. La sangre queda atrapada por debajo de esta capa transparente y se ve de un rojo muy oscuro. Las venas por debajo de la conjuntiva son muy pequeñas y delicadas y por lo tanto pueden romperse con facilidad si se produce un aumento de la presión sanguínea, como sucede durante el ejercicio y el levantamiento de pesas. Una hemorragia sub-conjuntival a menudo se resuelve por sí sola en unos 14 días.