¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Nombres genéricos de las sulfamidas

Escrito por Estefanía Mac | Fecha actualizada September 21, 2018

Las sulfamidas son sustancias químicas sintéticas derivadas de la sulfonamida, cuyo uso en medicina está dirigido a combatir una amplia variedad de infecciones bacterianas y parasitarias.

Sus diferentes variedades se utilizan como antibióticos y antiparasitarios, tanto en pacientes humanos como también en la medicina veterinaria.

El físico e investigador científico Derhard Domagk fue el primero en descubrir las sulfamidas en 1939, ganando el Premio Nobel por la creación del medicamento Prontosil, considerado el primer tratamiento sistémico eficaz para las infecciones bacterianas.

Lee también: ¿Cómo evitar que los antibióticos lastimen tu estómago?

Esos medicamentos rápidamente se hicieron populares debido a que son un tratamiento efectivo contra las infecciones bacterianas. Los médicos continúan prescribiéndolos con frecuencia.

Vamos a repasar entonces una lista de las diferentes sulfamidas usadas hoy en día y sus usos, ventajas y desventajas.

La Sulfadiazina

La sulfamida genérica sulfadiazina previene y combate infecciones bacterianas de distintos tipos, incluyendo algunas de transmisión sexual como el chancroide o parasitarias como la toxoplasmosis.

La sulfadiazina también se receta para combatir infecciones en las vías urinarias.

La persona que padece la infección puede tomar este medicamento prescrito más de seis veces al día sin alimento con abundante agua.

Los efectos secundarios comunes, no serios de la sulfadiazina incluyen náuseas, diarrea y mareos, pero los mismos cesarán al terminar el tratamiento.

Sulfametoxazol

El Sulfametoxazol es el nombre genérico de un antibiótico usado en combinación con la trimetropina para las infecciones agudas del oído y tracto urinario, así como de la neumonía causada por la bacteria Pneumocystis carinii.

También se receta en casos de shigelosis, forma de disentería causada por la bacteria Shigella, así como para combatir diarreas de origen bacteriano.

Esta sulfamida está disponible únicamente bajo prescripción médica. Se toma dos veces al día con el estómago vacío. Los efectos secundarios comunes y no serios incluyen malestar estomacal y diarrea.

Sulfasalazina

La sulfasalazina es un antiinflamatorio genérico recetado por los médicos para tratar los síntomas de la colitis ulcerosa, dolencia que provoca inflamación y úlceras en la mucosa del intestino grueso, causando además sangrado rectal y diarreas.

La versión de sulfasalazina de liberación gradual. Bajo la marca Azulfidine EN-tabs que se vende en Norteamérica, se utiliza también en el tratamiento de la artritis reumatoide en los adultos y los niños que no han respondido positivamente a otros tratamientos.

Los pacientes pueden tomarla sin alimentos, pero con abundante hidratación, unas cuatro veces al día, de acuerdo a la receta médica.

Los líquidos ayudarán a que la sulfasalazina trabaje mejor. Los efectos secundarios comunes incluyen pérdida del apetito, diarrea y dolor de cabeza.

Tolbutamida

La tolbutamida es un medicamento genérico, utilizado para tratar la diabetes tipo II, que funciona reduciendo la concentración de azúcar en la sangre haciendo que el páncreas produzca insulina y ayudando a que el cuerpo la use de manera eficiente.

Solo se puede tomar bajo prescripción médica. Tomada dos veces al día, la tolbutamina puede a veces ser prescrita en dosis diferentes dependiendo de las recetas médicas.

Los efectos secundarios comunes de la tolbutamida incluyen indigestión, eructos, sensación de estar muy lleno y malestar.

Hidroclorotiazida

La hidroclorotiazida es una sulfamida genérica prescrita que ayuda a prevenir la absorción de sal en el cuerpo. La sal ocasiona que el cuerpo retenga agua.

Este problema de retención de líquidos se puede agravar con el uso de esteroides o condiciones como la insuficiencia cardíaca congestiva.

La hidroclorotiazida se clasifica como un diurético y puede usarse para controlar la presión sanguínea alta y otros padecimientos. Sus efectos secundarios comunes incluyen mareos, constipación y diarrea.

Glipizida

La Glipizida es otra sulfamida genérica prescrita para la diabetes y tiene la capacidad de estimular la producción de insulina en el páncreas, ayudando a reducir los niveles excesivos de glucosa en la sangre.

Generalmente se receta la glipizida a los pacientes con diabetes tipo 2, acompañado de un programa de dieta y actividad física o combinado con otros fármacos.

Te recomendamos también: ¿Puedes tomar juntos probióticos y antibióticos?

Sin embargo, solo ayudará a reducir la concentración de azúcar en la sangre en las personas cuyos cuerpos producen insulina en forma natural, pero no sirve para pacientes con diabetes tipo 1, en la que el cuerpo perdió la capacidad de producirla.

Las dosis de glipizida deben tomarse con el desayuno. Los efectos secundarios comunes incluyen dolores de cabeza, dolor de estómago y náusea.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.