¡No dejes que la vida se te escape! Aprende a estar en el momento presente

Escrito por Cecilia Melendez
mj0007/iStock/Getty Images

¿Te cuesta relajarte? ¿Estás muy tensionado? ¿Vives preocupado por el futuro? ¿Tu pasado te persigue? El arte de disfrutar el presente es difícil de lograr pero no imposible. Si no sabes cómo disfrutar el momento, aquí te damos algunas ideas para hacerlo.

Focalízate en lo que está a tu alrededor

byryo/iStock/Getty Images

Usa tus sentidos para percibir lo que está frente a tí ahora mismo. Escucha los sonidos, siente la ropa que llevas puesta, percibe la ligera presión que ejerce el aire que te rodea sobre tu piel. Estar presente significa estar ahí, dejando que la realidad interactúe contigo y te traspase.

Préstale atención a tu respiración

AntonioGuillem/iStock/Getty Images

Haz una docena de respiraciones profundas, focalizándote en los diversos movimientos que realiza tu cuerpo al inhalar y al exhalar.

Siente tu cuerpo

bai1ran/iStock/Getty Images

Presta atención a la parte interna de tu cuerpo, a la energía que está contenida en él. Una manera de practicar esto es focalizándote en una parte del cuerpo en específica, como una mano o un pie. Puede que al principio no suceda nada, pero si lo intentas un par de veces, podrás sentir la vitalidad que circula por tu cuerpo.

Siente la vibra de lo que te rodea

Thomas Northcut/Digital Vision/Getty Images

¿Sabes de alguien que está más presente que el resto? Entonces focalízate en tomar la energía de esa persona. Si no conoces a nadie que tenga esta cualidad, puedes ver videos de alguien que esté en presencia y te enseñe a estarlo. Alan Watts, Eckhart Tolle y Jiddu Krishnamurti son algunos ejemplos.

Ríndete a la emoción

Federico Caputo/iStock/Getty Images

Es muy fácil quedar atrapado en los eventos y emociones pasadas, sobre todo si son negativas. Probablemente quieres que se vayan, pero hay un sentimiento que hacen que vuelvan cada vez que intentas apartarte de ellas. Lo que debes hacer, entonces, es disminuir el impacto que tiene esa emoción sobre ti. Pero no lo hagas peleándote, si no rindiéndote ante ella hasta que eventualmente desaparezca. Puede que surjan emociones relacionadas con el sufrimiento o la angustia pero debes transitarlas. Obsérvalas, sin clasificarlas ni juzgarlas, y solas se desvanecerán.

Observa las cosas como si fuera la primera vez

Piotr Marcinski/iStock/Getty Images

Toma una situación recurrente e imagina que nunca la has vivido. Verás cómo este punto de vista despertará tu curiosidad y hará que conectes con lo que está sucediendo en el aquí y ahora.

Sé minimalista

william87/iStock/Getty Images

Deshazte de posesiones innecesarias. La acumulación de objetos muchas veces deja entrever acumulación mental: si solo tienes lo esencial, siempre recordarás qué es realmente importante en la vida. Este cambio de estilo de vida no sucede de la noche a la mañana pero, si comienzas a practicarlo, verás cómo te transformas en un ser más consciente de lo que compras.

Sonríe

m-imagephotography/iStock/Getty Images

Si te sientes ansioso, sonríe. De esta manera, cambiarás tu humor instantáneamente. A parte, si lo haces en público, puede que un completo extraño se beneficie muchísimo por haber visto tu sonrisa.

Haz una cosa a la vez

danr13/iStock/Getty Images

Puede que seas capaz de hacer varias actividades a la vez pero ¿es eso positivo? En algún momento del día, procura poner toda tu atención en algo que estés haciendo, ya sea cocinar, hacer la compra o escribir un correo electrónico. Vive en presente, saboreando la actividad, y vas a ver cómo te vuelves más productivo.

Sueña en grande pero trabaja duro

rmnunes/iStock/Getty Images

No hay mejor momento para lograr tus propósitos que el "ahora". Planear es motivador pero es importante estar focalizado en el presente para realizar ahora aquello que queremos lograr mañana. No dejes que el futuro te atrape: como ya sabes, no todo sale tal como lo haz predicho. En definitiva, todo lo que tienes es el ahora.

Haz menos actividades

bowie15/iStock/Getty Images

Deja de llenar tus días con diversas actividades y elige unas pocas que te parezcan realmente placenteras. La práctica hará que puedas ejecutar estas tareas de manera más prolija y con mayor concentración, además de ayudarte a sentir inspiración.

Relacionado: 8 consejos fáciles para organizarse

No planifiques tareas una detrás de la otra

lofilolo/iStock/Getty Images

Reserva un poco de tiempo entre tus tareas para poder respirar. Además, de esta manera das espacio para que surjan eventos nuevos. ¡Atrévete a lo impredecible!

Relacionado: 10 consejos de grandes periodistas

Limpia

lofilolo/iStock/Getty Images

Como es adentro es afuera, dicen, y si tu casa es un desorden inmundo, es probable que tu mente también lo sea. Así que toma esa escoba y presta atención a cada movimiento que haces con ella a la hora de barrer. En definitiva, limpiar puede tener un gran efecto terapéutico.

Relacionado: Tips para vivir en pareja sin morir en el intento

Presta atención a las cosas pequeñas

Arie Mastenbroek/iStock/Getty Images

Mira lo que te rodea, todos esos pequeños detalles que muchas veces pasas por alto. Agradece su existencia y verás cómo tu percepción cambia.

Relacionado: Tips para sobrevivir la crisis de los 40

Haz actos buenos sin ninguna razón

A J James/Photodisc/Getty Images

Realizar actos bondadosos te conectará al momento presente de manera instantánea. Cuando ves que otro tiene una necesidad, ayúdalo. De esta manera, lo harás sonreír y, en consecuencia, sonreirás tú también. Mientras le ofreces tu ayuda sin esperar nada a cambio, se produce un efecto de comunión que te hará vivir el presente como nunca antes lo has experimentado. Un ejemplo de una ayuda muy pequeña pero muy significativa es compartir el paraguas con alguien que se está mojando bajo la lluvia a la hora de cruzar la calle.

Relacionado: Tips para relacionarte sanamente

No te preocupes

belchonock/iStock/Getty Images

Preocuparte es lo mismo que querer resolver una ecuación matemática mascando chicle: simplemente no se puede. Cada segundo que malgastas en preocuparte, es un segundo que no usas para hacer algo en el presente. Como diría Suzanne Powell, creadora de la técnica Zen, "la abundancia es tener hoy todo lo necesario para hacer el hoy".

Relacionado: Knock-out emocional: 10 maneras de superar un rechazo