¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Niños con sangrado nasal nocturno

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada May 16, 2018
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La nariz de tu hijo es rica en vasos sanguíneos que se encuentran cerca de la superficie de la mucosa y ayudan a calentar el aire que inhala.

Debido a su poca profundidad, estos vasos son vulnerables a la irritación y lesión, provocando en muchas ocasiones un sangrado ante cualquier trauma o situación de esfuerzo o estrés.

Algunos niños experimentan un sangrado en la nariz con mucha más frecuencia que otras, pero el fenómeno raramente es peligroso según la mayoría de especialistas.

Aún así, muchas madres reportan ante los pediatras y médicos especialistas que sus hijos suelen sufrir de sangrado nasal nocturno, es decir, en horas de la noche cuando se supone que no están realizando ninguna actividad física en particular.

Lee también: Sangrados nasales y deficiencias vitamínicas

Por tal razón es conveniente repasar las casas de esta condición, para que sepas qué hacer si tu hijo sufre de sangrado nasal nocturno con frecuencia.

Calma antes que nada

Una hemorragia nasal durante la noche puede parecerte alarmante, especialmente en casos donde el sangrado es muy abundante y el niño no se despierta y pide ayuda para detenerlo.

De hecho, algunos niños duermen durante toda la hemorragia nasal y terminan tragando sangre, que luego vomitan o tosen sobre las sábanas, lo que genera un cuadro que asusta a cualquier madre o padre.

Sin embargo, según muchos estudios, el sangrado nasal nocturno no es un problema que deba considerarse si ocurren menos de una vez por mes.

Posibles causas de la hemorragia nasal nocturna

Las causas más comunes de las hemorragias nasales durante la noche son la resequedad del aire y hurgarse la nariz.

El aire seco, a menudo exacerbado por el calor interior en invierno, seca la mucosa nasal y puede causar irritación.

Hurgarse la nariz también causa irritación y expone a los vasos sanguíneos.

Otras causas incluyen resfriados, alergias, lesiones, infecciones y trastornos de coagulación sanguínea. El revestimiento de la nariz también es susceptible a las infecciones bacterianas, que pueden aparecer como parches con costras cerca de la parte frontal de la nariz, generalmente acompañadas de dolor.

Signos de alerta

Aunque que las hemorragias nasales durante la noche normalmente no requieren atención médica, debes consultar con el pediatra si tu niño comienza a mostrar una piel pálida o signos de debilidad física, que podría ser una señal de anemia, entre otras condiciones.

También debes acudir de inmediato al médico si sus hemorragias nasales se producen con frecuencia o son difíciles de detener.

Si tu hijo tiene dolor de cabeza severo, junto con una hemorragia nasal o si ves evidencia de sangrado de otras partes de su cuerpo, como las encías con sangre o sangre en la orina o en las heces, busca atención médica de inmediato.

¿Cómo prevenir o solucionar este problema?

Coloca un humidificador en la habitación de tu hijo para ayudar a contrarrestar los efectos de la sequedad y desalentarlo a que se hurgue la nariz.

También puedes hidratar la mucosa de la nariz con una niebla salina o frota suavemente justo dentro de sus fosas nasales con vaselina o un ungüento de lanolina dos veces al día.

Si ves las zonas rojas, doloridas dentro de las fosas nasales, aplica un ungüento antibiótico sin receta dos veces al día.

Tratamiento

Si las hemorragias nasales de tu hijo se repiten con frecuencia, su revestimiento nasal puede tener irritación crónica, lo que expone a los vasos sanguíneos y hace que sangren con facilidad.

Otro artículo relacionado: Causas comunes de sangrados frecuentes de nariz

Es posible que se necesite una intervención médica, que puede incluir tratamientos de cauterización de los vasos rotos o débiles a través de la aplicación de una solución de nitrato de plata o con un dispositivo eléctrico.

Si tu hijo tiene una hemorragia nasal y no se puede detener, el pediatra o el médico de urgencias puede vendar la nariz con gasa especial o una bombita de látex inflable para ejercer presión sobre los vasos sanguíneos para detener el sangrado.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.