¿Nadar reduce los espasmos en la espalda?

Escrito por Kimberleo | Traducido por Paulina Illanes Amenábar
Nadar es un ejercicio de bajo impacto que es suave con las articulaciones.
Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Los espasmos en la espalda ocurren cuando hay una contracción anormalmente fuerte en un músculo que no se relaja con el tiempo. Los espasmos pueden derivarse del sobreesfuerzo o pueden ser un síntoma de otra lesión o condición subyacente. La natación se recomienda a los pacientes que sufren de dolor de espalda, pero también pueden causar espasmos en algunos casos. Habla con tu médico antes de participar en un nuevo programa de nado o de otro tipo.

Las causas del espasmo

Los pacientes a menudo sienten un endurecimiento repentino y un agudo dolor localizado en una zona de la espalda mientras tuercen, empujan o tiran. Según Cedars-Sinai, aquellos con una pelvis-inclinada hacia delante, tendones de la corva apretados o músculos débiles, están a riesgo de sufrir espasmos durante el esfuerzo. Si el espasmo no está asociado con cualquier otra condición subyacente, los músculos deben relajarse con el descanso y suaves estiramientos. Sin embargo, el espasmo que continúa o empeora sugiere un desgarro, esguince, hernia discal o fractura. El reposo, hielo y antiinflamatorios son el primer paso en la reducción de los espasmos extendidos. Si un espasmo no desaparece dentro de 24 horas y se presenta hinchazón o hematomas, busca el diagnóstico de un médico.

Nadar reduce los espasmos

No podrías ser capaz de nadar cuando tu espalda tiene espasmos si la movilidad es refrenada extensivamente; puede no ser seguro en algunos casos. Sin embargo, algún contacto con el agua puede ayudar a relajar los músculos. Las bañeras de hidromasaje y las olas del océano podrían calmar los espasmos y proporcionar alivio. Si estás en aguas profundas o áreas con fuertes corrientes, asegúrate de que tienes un amigo para ayudarte a permanecer seguro. Nadar en una piscina, una vez que ceda el espasmo, ayudará a prolongar y fortalecer los músculos del torso para reducir la frecuencia de los espasmos.

Nadar para la salud general

Para aquellos con problemas de espalda, los ejercicios que mueven y sacuden la columna vertebral aumentan la compresión espinal y pueden llevar a tener síntomas con mayor frecuencia. Las condiciones donde se recomienda la natación incluyen una hernia discal, estenosis espinal, la osteoartritis o enfermedad degenerativa del disco. La natación es una actividad aeróbica de bajo impacto que permite a los pacientes mantener total salud cardiovascular, mantener la fuerza y reducir el impacto del salto o de los movimientos de compresión encontrados en ejercicios aeróbicos de alto impacto. A medida que todo el cuerpo se vuelve más fuerte, disminuye la aparición de espasmos resultantes por esfuerzo.

Otras consideraciones

Mientras que la natación puede o no puede tener un efecto directo sobre la reducción de los espasmos musculares de espalda, hay aspectos positivos a considerar acerca de la natación o cualquier ejercicio para aliviar el dolor de espalda. La natación y otros ejercicios aeróbicos causan que el cuerpo libere endorfinas, ayudando a reducir los niveles de dolor. El ejercicio también ayuda a perder o mantener los niveles de peso, y reduce la tensión sobre la columna vertebral, reduciendo así el esfuerzo que podría causar espasmo de los músculos. La aeróbica acuática o natación hecha de 20 a 45 minutos, tres a cinco veces por semana es parte de un estilo de vida saludable.