Cómo nadar después de hacerse la permanente

Escrito por Celeigh O'Neil | Traducido por Silvina Ramos
Los gorros de natación mantienen el cabello seco, lo que permite que se conserve la permanente recién hecha.
Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Al igual que con cualquier cabello tratado químicamente, el cabello con la permanente debe tratarse con cuidado para mantener un look saludable. Después de la permanente, el tallo del cabello es más vulnerable a la humedad debido a que los químicos utilizados en el proceso abren la cutícula. Por lo tanto, este cabello necesita atravesar un período de reposo para fortalecerse nuevamente. Normalmente, debes esperar 72 horas como mínimo entre el momento que te haces la permanente y que lo expones al cloro y otros químicos del agua de la piscina. No obstante, es posible nadar después de hacerte una permanente si utilizas un gorro de natación.

Aplica un acondicionador suave sin enjuague sobre el cabello. Esto ayudará a sellar la humedad y los nutrientes y evitar el resecación o daño por fricción.

Sujeta tu cabello hacia arriba. Toma los rizos en secciones de dos o tres por vez y empújalos hacia tu cabeza como bucles. Utiliza horquillas para fijarlos con suavidad lo más lejos posible del cuello. Esto ayudará a conservar la forma de los rizos.

Ponte un gorro de natación. Comienza desde la nuca y luego tira el gorro hacia adelante cubriendo todo el cabello. Coloca todo el cabello debajo de la gorra para protegerlo.

Consejo

Evita los acondicionadores sin enjuague que contienen alcohol, secan demasiado y pueden dañar el cabello rizado.