¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Qué músculos se ejercitan al nadar

Escrito por Luis Malavé | Traducido porMariajose Mansilla | Fecha actualizada May 09, 2018

La natación es un ejercicio muy completo, pues hace trabajar prácticamente a todas las partes del cuerpo, como son miembros inferiores, caderas, torso, miembros superiores, cuello y sistema respiratorio y cardiovascular.

De hecho, se considera uno de los ejercicios cardiovasculares y de potencia que más demandan energía durante su práctica.

La natación alarga y fortalece los músculos. Es la constante resistencia del agua, contra cualquier movimiento en cualquier dirección lo que fuerza tus músculos a contraerse y estirarse simultáneamente, creando fibras musculares flexibles y elásticas

Lee también: Cómo nadar para mantenerte en forma

Como en toda práctica deportiva, los que se inician buscan fortalecer ciertas zonas del cuerpo, por lo que es bueno que conozcas cuáles son los músculos que se ejercitan al nadar.

Precisamente conocer los músculos que se ejercitan al nadar te ayudará a mejorar la eficiencia de tu nado y fortalecer tu brazada.

Vamos entonces a describir los diferentes estilos de natación que se practican y conocer cuáles grupos musculares son los que más trabajan en cada uno de ellos.

Estilo libre y de espalda

En los estilos de natación libre y de espalda, tus brazos tiran y empujan bajo el agua, pero también deben mantener la posición del torso en el agua en sí.

La única diferencia entre ambos es que en el estilo libre el cuerpo esta boca abajo y los brazos impulsan al nadador haciendo un movimiento de “molino”, mientras que la respiración se hace de lado cada cierta cantidad de segundos.

En el estilo espalda, el cuerpo esta boca arriba, pero los brazos también hacen el movimiento de impulso de molinillo.

Los músculos que se ejercitan al nadar en ambos estilos son no solo los tríceps, bíceps y deltoides, sino también los músculos abdominales, glúteos, intercostales, pectorales y estabilizadores de la cadera.

Además, en ambos estilos se utiliza un movimiento de pies rápido, utilizando principalmente los cuádriceps en el estilo libre, los isquiotibiales en el estilo espalda y, en menor grado, la pantorrilla y los músculos del pie en ambos.

Estilo de brazada y mariposa

Los estilos de nado a brazada y el estilo mariposa requieren que eleves la cabeza del agua para respirar cada cierta cantidad de segundos. A diferencia de lo puedas pensar, esta acción no depende del cuello, sino de la potencia de brazos y piernas, que deberá ser suficiente para elevar tu cabeza fuera del agua y poder tomar una nueva bocanada de aire.

El nado en brazada se caracteriza por basarse en movimientos intensos de “barrido” por parte de los brazos para impulsar el cuerpo hacia adelante, es decir, se bracea con los brazos bajo el agua todo el tiempo, en movimientos del frente hacia atrás, usando los pectorales, bíceps y deltoides.

Además, tus tríceps te ayudan a empujar los brazos hacia adelante, por delante de la cabeza, cuando tomas aire sobre la superficie del agua.

Esto también sucede cuando empujas las piernas hacia atrás como una rana, trabajando los glúteos, cuádriceps, isquiotibiales, y de manera significativa, las pantorrillas cuando estiras los tobillos para terminar la patada.

Por su parte, el estilo mariposa requiere de mayor energía e involucra el torso y las caderas, tanto como las piernas y brazos.

Aquí, tu pecho se levanta a través de la superficie del agua con cada brazada, para lo cual tus hombros y brazos deben tirar fuerte debajo del agua hacia tus caderas.

Tus músculos abdominales y de la espalda hacen que tu cuerpo ondule través de la superficie. Los músculos lumbar, de cadera y glúteos continúan la ondulación hasta las piernas y producen una fuerte patada hacia abajo.

Resistencia al agua y levantamiento de pesas

Debido a la gran exigencia de fuerza que requiere la natación, muchos atletas realizan sesiones de pesas para fortalecer los diferentes grupos musculares que intervienen en el acto de nadar.

De esta manera, aumentan su capacidad para superar la resistencia frontal del agua, la fricción de esta sobre la piel y el efecto de resistencia que provocan los remolinos de agua que se forman a lo largo del cuerpo durante el avance por la piscina.

Artículo relacionado: Cómo nadar más rápido competitivamente

El agua es un ambiente muy inestable, por lo que levantar pesas dos o tres veces a la semana para fortalecer tu centro mejorará tu forma en general.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.