¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Las mejores maneras de perder peso después de una cesárea

Escrito por Macarena Fernandes Diaz | Traducido porAndrew Steven Reyes Cortes | Fecha actualizada May 17, 2018

Una de las mayores luchas que tienen muchas madres tras dar a luz es regresar a su peso normal o al menos al que tenían antes de salir embarazadas.

Según recomendaciones basadas en estudios de organismos dedicados a la salud maternal y la nutrición, lo ideal es que cada madre regrese a su peso normal en un lapso no mayor a seis meses después de haber tenido a su bebé.

Sin embargo, en el caso de las mujeres que dieron a luz a través de cirugía de cesárea, esta reducción de peso puede tardar más tiempo que en aquellas que tuvieron un parto natural, o parto vaginal.

Lee también: ¿Cuánto tiempo después de tener un bebé se puede ir al gimnasio?

Esto implica, que si quieres perder peso después de una cesárea, tendrás que aplicar tanto un cambio en tu dieta como un programa de pérdida de peso.

En todo caso, esto no es algo que debes hacer de inmediato. Por lo menos debes esperar hasta seis semanas después del parto, o incluso dos meses si están amamantando a tu bebé, para tratar de perder peso después de una cesárea.

A continuación, debes empezar poco a poco un programa de ejercicio, comer bien y continuar la lactancia materna para ayudar a deshacerse del peso extra.

Amamantar a tu bebé

La lactancia materna es uno de los métodos naturales más efectivos y simples para que bajar de peso después de una cesárea, pues se queman calorías adicionales para proveer alimento al bebé recién nacido.

Según estudios hechos en Estados Unidos y Europa, las madres que amamantan a sus hijos pierden más peso en los tres meses después del parto que las madres que no lo hacen.

Si continúas amamantando después de que tu bebé tiene de 4 a 6 meses, seguirás perdiendo peso y la mejor parte es que no tienes que poner mucho esfuerzo para ello.

Durante la lactancia, se recomienda que sigas con tu dieta normal y comer solo cuando tengas hambre para perder peso efectivamente.

Comienza con el ejercicio

Antes de iniciar cualquier tipo de ejercicio debes consultar con tu médico para que te de el visto bueno.

En caso positivo, puedes iniciar una rutina de ejercicios con caminatas breves, que según diversos especialistas aceleran la recuperación de los tejidos después de una cesárea y evita la formación de coágulos sanguíneos.

Después de seis a ocho semanas puedes aumentar gradualmente tu nivel de actividad y comenzar una rutina de ejercicios.

Comienza lentamente y realiza ejercicios aeróbicos y de tonificación. En esta etapa lo más recomendable es la caminata suave, trote ligero, el nado, andar en bicicleta y los ejercicios abdominales moderados.

Un aumento en el nivel de actividad y comer 100 calorías menos en tu dieta diaria te ayudará a perder peso y es un método seguro si estás amamantando.

Comer sano

Aplica una dieta sana en tu período post-cesárea. Comienza el día con un desayuno saludable, lo que te dará la energía que tanto necesitas y evitarás la fatiga.

Come de cinco a seis comidas pequeñas al día y no saltes ninguna, también bebe de ocho a nueve vasos de líquido al día, preferentemente agua, pues este elemento natural es el que mejor ayuda a eliminar las grasas del organismo y bajar de peso.

Consume alimentos ricos en nutrientes que contengan una gran cantidad de vitaminas y minerales sin muchas calorías.

Consume panes integrales, arroz y pastas en vez de granos refinados y disfruta de frutas y verduras frescas.

No descuides la ingesta de proteínas, pero procura comer solo carnes magras, huevos, pescado, frutos secos y elige productos lácteos bajos en grasa.

Limita los alimentos poco saludables

Cada nueva mamá debe ser capaz de disfrutar de un postre de vez en cuando, pero tiene que hacerlo con moderación.

Te puede interesar: ¿Cuántas calorías quemas al día amamantando?

Los pasteles, galletas, helados y dulces contienen mucha grasa saturada, azúcar y calorías, lo que hará que tu peso suba sigilosamente en vez de bajar.

Comer entre comidas es importante, pero evita los refrigerios salados, como las papas fritas y elige las frutas y verduras.

Mantente alejado de los refrescos, jugos y otras bebidas azucaradas pues su contenido de azúcar y calorías pueden impedir la pérdida de peso.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.