Cómo mantener tus riñones sanos

Escrito por Joshua McCarron | Traducido por Karly Silva
Los riñones están localizados cerca de la parte posterior del cuerpo.
LarsZahnerPhotography/iStock/Getty Images

Tus riñones son dos órganos pequeños responsables de eliminar residuos y toxinas de la sangre y balancear los líquidos del cuerpo. Pequeños filtros llamados glomérulos limpian la sangre de residuos enviándolos al exterior a través de la orina, mientras que la sangre limpia regresa a tu sistema. Tu dieta y hábitos de vida afectan a tus riñones y hacer elecciones inteligentes promueven la salud de los mismos.

Visita a tu médico.
Monkey Business Images/Monkey Business/Getty Images

El National Kidney Disease Education Program recomienda que visites a tu médico y que le pidas que te haga un estudio de orina y de sangre para determinar si hay enfermedad renal.

Limita los alimentos salados.
Fodor90/iStock/Getty Images

Limita el consumo de sal y alcohol para ayudar a mantener la presión sanguínea en niveles saludables. Abstente de añadir sal extra a los alimentos y lee las etiquetas en el supermercado para evitar alimentos con niveles altos de sodio.

Pierde peso.
Goodshoot/Goodshoot/Getty Images

Pierde peso si tienes sobrepeso. Tus riñones funcionarán más eficientemente cuando tengas un peso saludable. Come pequeñas porciones, come alimentos más sanos como frutas y vegetales más frecuentemente y comienza un programa de ejercicios. El ejercicio puede consistir en caminar, trotar, nadar, montar bicicleta o cualquier actividad que consiga que tu cuerpo esté en movimiento cada día.

Deja de fumar.
pop_m/iStock/Getty Images

Deja de fumar si eres un fumador. Fumar puede ocasionar un aumento de la presión sanguínea, enfermedades cardíacas, enfermedades pulmonares y accidentes cerebro vasculares, ninguno de los cuales son beneficiosos para tener riñones sanos.

Medita y haz yoga.
ULTRA F/Photodisc/Getty Images

Aprende a meditar o haz yoga para ayudarte a relajar tu cuerpo y a manejar los niveles de estrés si tienes la presión alta. Practica la respiración profunda varias veces al día, inhalando lentamente a través de la nariz y exhalando a través de la boca

Consejo

Pregunta a tus padres, abuelos y otros miembros de la familia acerca de cualquier historia familiar de diabetes, enfermedades circulatorias o presión sanguínea alta. Esto te ayudará a tener pistas sobre las señales de advertencia y áreas en las cuales enfocarte en la prevención. Informa cualquier hallazgo a tu doctor.