¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Es malo entrenar con músculos adoloridos?

Escrito por Luis Malavé | Traducido porEsther Guerrero | Fecha actualizada April 12, 2018

Durante los días siguientes al entrenamiento podrías experimentar dolores musculares debido que el esfuerzo físico del ejercicio provoca pequeños desgarres y ruptura de tejido muscular por la tensión aplicada sobre este.

Estos desgarres y rupturas son reparados por el organismo, que además incrementa el ritmo de formación de nuevas fibras para incrementar la fuerza y tamaño del músculo, lo cual es la base de las rutinas para incrementar masa muscular y/o “bodybuilding”.

Sin embargo, los dolores de los desgarres pueden aparecer de forma tardía, pero si mantienes un ritmo constante de esfuerzo tu cuerpo se adaptará rápidamente.

En algunos casos, si has comenzado una nueva actividad o has incrementado la intensidad de tu rutina existente, el dolor puede sentirse más severo.

Es aquí donde debes estar alerta pues continuar entrenándote con dolores musculares puede llevar a que sufras una lesión mayor si no aplicas varias medidas preventivas.

Al respecto, es importante aprender a diferenciar dolores por cansancio, por ejercicio o por desgaste muscular o lesión.

Los peligros del sobre entrenamiento

Cuando presionas los músculos más allá del punto donde se pueden recuperar fácilmente, puedes estar sobre entrenando. Además, el abusar de la capacidad de recuperación de tus músculos puede llevar a una pérdida del desempeño atlético, pérdida de fuerza, depresión y otras dolencias neuromusculares de carácter temporal o permanente.

Si sigues ejercitándote a pesar de tener síntomas de sobreentrenamiento, te arriesgas a una lesión mayor. Además el excesivo esfuerzo sobre los grupos musculares del cuerpo, tienen una incidencia directa en la pérdida de capacidad de respuesta del sistema inmunológico, haciéndote propenso a infecciones y otras enfermedades contagiosas.

En caso de experimentar síntomas de sobre entrenamiento, toma unos días de descanso de tu rutina y si tus dolores musculares se hacen más severos o no ceden en intensidad, acude a un doctor para una evaluación física y estudios que permitan determinar el nivel de daño y la terapia a aplicar para que el músculo o grupo muscular sane rápidamente.

Evalúa tu dolor antes de seguir entrenando

Si el dolor es de baja intensidad y conservas un rango completo de movimiento, puedes seguir realizando ejercicios de baja resistencia o ejercicios cardiovasculares de baja intensidad como caminar o andar en bicicleta.

Por el contrario, si el dolor es intenso y sientes que has perdido coordinación o rango de movimiento en los músculos afectados, debes cesar la actividad o reducirla al máximo para evitar daños a tus articulaciones al agregar tensión adicional sobre estas.

Si experimentas dolor muscular repentino mientras realizas actividad física, es señal de que se ha forzado o desgarrado un músculo por haberlo llevado más allá de su capacidad. Todo tipo de ejercicio debe cesar de inmediato y se debe acudir a un médico para una evaluación del problema.

¿Qué hacer si no puedes dejar de ejercitarte aún con dolor muscular?

Si por alguna razón decides o tienes que seguir ejercitándote a pesar de tener dolores musculares, debes enfocarte por un tiempo en entrenar grupos de músculos diferentes a los afectados por el dolor.

Por ejemplo, si el dolor lo sufres en los músculos de los brazos, dales un descanso y trabaja con los músculos de las piernas o limítate a un ejercicio aeróbico ligero para calentar los conjuntos musculares sin forzarlos y aliviar temporalmente el dolor.

Consejos para prevenir y aliviar el dolor muscular en el ejercicio

La mejor forma de prevenir el dolor muscular severo es permitir a tus músculos uno o dos minutos de descanso entre series de ejercicios y un tiempo de recuperación de 48 a 72 horas entre cada sesión de entrenamiento.

Siempre debes hacer calentamiento y estirar los músculos antes y después de cada rutina.

Al finalizar debes dar tiempo a que tus músculos se enfríen de manera natural y se recomienda consumir un refrigerio rico en carbohidratos y proteínas una hora después de finalizar el entrenamiento para ayudar al cuerpo en su proceso de regeneración y formación de nuevas fibras musculares.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.