Lo que no debes hacer si estás embarazada

Escrito por Kevin Leonardo Castro Sosa
El embarazo es la etapa más importante en la vida de una mujer, es por eso que debes cuidar el desarrollo adecuado del mismo evitando ciertas costumbres dañinas.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

El embarazo es la etapa más bella y a la vez la más complicada en la vida de la mujer. Dura apenas 9 meses y cambia toda una existencia, pues es el momento en que se produce el llamado "milagro de la vida". Es por eso que, si estás embarazada, es de vital importancia cuidarte y evitar ciertas costumbres que pueden afectar el desarrollo normal de tu embarazo, tanto para ti como para tu bebé.

Fumar

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

Si estás embarazada debes evitar a toda costa fumar, inclusive en los momentos en que actúas como fumadora pasiva por estar al costado de gente que consume tabaco. El fumar aumenta considerablemente el riesgo de pérdida del embarazo, así como parto prematuro, placenta previa o embarazo ectópico, además de producir problemas respiratorios en el bebé o hacer que nazca con bajo peso.

Beber alcohol

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Está comprobado que el consumir alcohol durante el embarazo puede producir daños irreparables en el bebé, tales como retraso mental, defectos en el crecimiento y también malformaciones. Esto es porque el alcohol que consumes es absorbido inmediatamente por el bebé a través del cordón umbilical. No hay una cantidad mínima segura de consumo de alcohol, así que es preferible evitarlo durante todo el embarazo.

Automedicarte

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Automedicarte es un grave error si estás embarazada, pues muchas medicinas están contraindicadas para el embarazo y pueden ser contraproducentes. Ya sea una gripe, un resfrío o una simple alergia, es preferible siempre consultar primero al médico sobre qué medicamentos puedes o debes tomar y cuáles debes evitar mientras dure el embarazo, tanto por tu salud como por la del bebé.

Ingerir cafeína

Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Debes evitar consumir productos que contengan regular dosis de cafeína, ya sea el propio café o las sodas y refrescos enlatados que contengan dicha sustancia. Las bebidas energizantes también contienen gran cantidad de cafeína. Esta sustancia aumenta el riesgo de retrasar el crecimiento de tu bebé, así como hacer que nazca con bajo peso o problemas en el desarrollo.

Jardinería y mascotas

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Si tienes mascotas en casa, debes evitar a toda costa el contacto con las heces, en especial si se trata de un gato. Estas contienen toxinas que producen toxoplasmosis y que también se encuentran en la lengua y los bigotes del animal (puesto que el gato se higieniza con la lengua). Asimismo, en las labores de jardinería, el abono puede contener dichas bacterias que pueden también producir toxoplasmosis. Lo mejor es evitar todo contacto con materias fecales.

Seguir dietas desbalanceadas

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Evita seguir las dietas de moda para bajar de peso o adelgazar, puesto que están desbalanceadas y la mayoría considera una baja proporción de carbohidratos o similares. Necesitas todos los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de tu bebé. Recuerda que él se alimenta directamente de lo que tú te alimentas, a través del cordón umbilical. Lo más recomendable es recurrir a un nutricionista especial que guíe tus hábitos alimenticios durante el embarazo.

Subir demasiado de peso

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Generalmente en el control médico que hagas de tu embarazo te dirán el promedio de peso que ganarás. Debes respetarlo y tratar de no estar por debajo pero tampoco excederlo, de lo contrario, te arriesgas a sufrir complicaciones durante el embarazo, parto prematuro, diabetes gestacional y hasta muerte fetal. Asimismo, el tener demasiados kilos puede afectar a tu columna por el peso que tiene que soportar. Es conveniente por ello seguir las dietas adecuadas según un nutricionista especializado en embarazos.

Tomar baños de temperaturas altas

Jupiterimages/liquidlibrary/Getty Images

Debes evitar baños de inmersión de elevadas temperaturas, así como frecuentar saunas durante el embarazo. No está mal si el agua de la bañera tiene una temperatura tibia, pero si llega a temperaturas arriba de los 36º C, como también es el caso del sauna, puede afectar la circulación sanguínea de la embarazada y por ende perjudicar al bebé desde el primero hasta el último mes del embarazo.

Comer queso fresco

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Debes evitar consumir quesos frescos tales como el feta, Camembert o el Brie, entre otros muchos, debido a que tienen mayor probabilidad de estar contaminados con bacterias. Si bien no hacen gran daño a una persona normal, durante el embarazo pueden causar serias complicaciones a partir de la listerosis, que produce fiebre y también es causante de abortos.

Consumir drogas

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Consumir marihuana u otras drogas tales como la cocaína o los inyectables está comprobado que puede llegar a producir serias malformaciones en el desarrollo del bebé. Asimismo, puede retardar el crecimiento del feto, producir partos prematuros y abortos en gran medida. Es por eso que debes evitar a toda costa la ingesta de estas sustancias, ya sea activa o pasivamente, por ejemplo, estando junto a alguien que fuma crack o marihuana.