¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!
x

Lista de emociones y su significado

Escrito por Matias Cohen | Fecha actualizada September 14, 2018
Three different emotions of the boy on a white background image by Aliaksandr Zabudzko from Fotolia.com

Las emociones nos definen y forman nuestra personalidad, carácter y reacción frente a cada episodio de la vida.

Precisamente, las emociones son eso: reacciones a estímulos marcados por factores físicos y externos. A cada acción corresponde una respuesta, que será subjetiva frente al día a día, basada en nuestras condiciones primitivas, evolutivas, culturales y personales.

El reconocido psicólogo Paul Ekman, pionero en el estudio de las emociones y su expresión facial, definió que las emociones primarias son seis: tristeza, alegría, sorpresa, asco, miedo y enojo. Según señala el especialista, todas éstas constituyen procesos de adaptación y, en teoría, existen en todos los seres humanos, independientemente de la cultura en la que se hayan desarrollado.

Sin embargo, distintos psicólogos en todo el mundo discrepan sobre la cantidad de emociones. Algunos hablan de simplemente cuatro, mientras que otros sostienen que son ocho. Recientemente, un estudio de la Universidad de California (Estados Unidos) reveló que existen 27 categorías distintas de emociones, todas interconectadas: admiración, adoración, apreciación estética, regocijo, ansiedad, asombro, incomodidad, aburrimiento, júbilo, calma, confusión, antojo, indignación, dolor rotundo, embelesamiento, envidia, excitación, temor, terror, interés, disfrute, nostalgia, romance, tristeza, satisfacción, deseo sexual y compasión.

A pesar de las diferentes opiniones, es el trabajo del psicólogo Paul Ekman la que ha sido piedra fundamental para el desarrollo del estudio de las emociones y ha inspirado a otros especialistas, que han basado sus definiciones sobre los descubrimientos del Dr. Ekman.

De hecho, en el año 2009 la serie televisiva Lie To Me, en la que los protagonistas son capaces de detectar emociones mediante la interpretación de las microexpresiones faciales, se realizó inspirada en el trabajo del Dr. Ekman.

Te puede interesar: Lista de las diez emociones más comunes

¿Cómo definimos la tristeza?

Podemos sentir diversos tipos de tristeza, que pueden variar desde una simple decepción hasta la misma desesperación.

Por lo general, la tristeza aparece como consecuencia de una pérdida, que puede incluir a una persona, objeto o expectativa ante un acontecimiento. La tristeza es una situación pasajera que no debe ser confundida con depresión, la cual es una patología psiquiátrica que debe ser tratada. No obstante, un estado continuo de tristeza puede desencadenar en depresión. Los distintos tipos de tristeza se definen así:

  • Decepción o desilusión: es el clásico sentimiento que se presenta ante expectativas incumplidas.
  • Desaliento: es la respuesta a fracasos repetidos de lograr algo. Aquí aparece la creencia de que nuestro objetivo es imposible de cumplir.
  • Aflicción: tipo de tristeza que impide pensar con claridad y razonar sobre situaciones cotidianas.
  • Resignación: es un desaliento potenciado. Aquí se magnifica la creencia de que nada puede salir bien.
  • Impotencia: sentimiento que se presenta cuando uno cree que ya no puede nada para que una situación cambie su curso.
  • Desesperación: es la creencia de que ya nada bueno sucederá.
  • Desgracia: sufrimiento fuerte, con sensación de infelicidad.
  • Desesperanza: es la tristeza generada por la convicción de que no hay forma de cambiar una  mala situación.
  • Pena: tristeza por una pérdida profunda.
  • Dolor: es la sensación intensa de angustia y tristeza, a menudo causada por una pérdida.
  • Angustia: es la tristeza o sufrimiento profundo. 

Te puede interesar: ¿Por qué sientes ansiedad después de hacer ejercicio?

¿Qué es la alegría?

No hay nada más placentero que sentirnos alegres, ya que nos despierta sentimientos de felicidad y estamos más propensos a actuar en consecuencia. La alegría nos hace más productivos, más sociales y más empáticos con todo nuestro entorno. El Dr. Ekman diversifica este sentimiento en diferentes categorías:

  • Placer sensorial: es un gozo provocado por alguno de nuestros sentidos (gusto, olfato, vista, tacto, oído), como puede ser escuchar alguna canción que nos gusta, disfrutar de una vista agradable, disfrutar de un alimento, sentir un aroma que nos trae bellos recuerdos o hacerle una caricia a nuestra mascota.
  • Regocijo: es la sensación cálida y edificante que experimentamos cuando vemos actos de bondad humana, amabilidad y compasión.
  • Compasión: disfrute de ayudar a aliviar el sufrimiento de otra persona.

  • Diversión: sentimientos lúdicos de disfrute y buen humor.

  • Regodeo: este sentimiento define el disfrute de las desgracias de otra persona, generalmente un rival.
  • Alivio:cuando algo que se espera que sea desagradable, especialmente la amenaza de daño, se evita o llega a su fin.

  • Paz: es la calma interior ante una experiencia satisfactoria.

  • Orgullo: profundo placer y satisfacción derivados de los propios logros o los logros de un asociado. En especial cuando los propios logros son desafíos que presentan dificultad.

  • Maravilla: nos sentimos maravillados cuando vivimos una experiencia sorprendente, hermosa o difícil de creer.

  • Excitación: poderoso entusiasmo.

  • Éxtasis:

    deleite extático. Un estado de gran felicidad casi abrumador.

Te puede interesar: ¿Qué parte del cerebro controla las emociones?

Características de la sorpresa

La sorpresa es la emoción más efímera, ya que dura apenas unos segundos y está mentada por el descubrimiento de algo inesperado. Esta emoción tiene una particularidad que no se encuentra en ninguna otra: no se puede definir como positiva o negativa. De hecho, la sorpresa es un desencadenante para sacar a la luz algunas de las otras emociones.

El Dr. Ekman la define como innata, universal y adaptativa. La expresión facial de la sorpresa puede confundirse con la del miedo (ambas emociones enfrentan la incertidumbre). Las cejas se elevan hasta que se vuelven curvas, los ojos y los párpados se abren y la mandíbula cae mostrando la boca abierta, los labios y los dientes.

¿Qué es el asco?

El asco es un sentimiento de aversión y se complementa con los cinco sentidos. Podemos tener asco al sabor, al olor, a la visión, al oído y al tacto. También a recuerdos desagradables u ofensivos o a algún acto o idea que no concuerde con nuestras creencias.

Existe una curiosidad respecto al asco y es que éste no se manifiesta hasta los 4 años de vida. Lo que sienten los más pequeños, según señala el Dr. Ekman, puede ser repugnancia por una comida que no les gusta, pero no se puede definir como asco. El especialista enumera las divisiones del asco:

  • Aversión: es simplemente una preferencia en contra de algo.
  • Rechazo: impulso para evitar algo desagradable.
  • Desagrado, disgusto: reacción a un mal gusto, olor, cosa o idea. Puede ser literal o metafórico.
  • Repugnancia: fuerte desagrado por algo, a menudo un concepto o idea.

  • Revulsión: Una mezcla de disgusto y aversión.

  • Aborrecimiento, rechazo: una mezcla de intenso disgusto y odio. En particular, se presenta ante una persona o idea.
  • Odio: intenso disgusto enfocado en una persona. El disgusto intenso centrado en uno mismo se llama autodesprecio.

Te puede interesar: Cómo canalizar las emociones negativas

Definición de Miedo

Según el Dr. Ekman, el miedo contiene tanto ansiedad como terror. La intensidad de estos estados varía: podemos sentir la ansiedad suave o fuerte, pero sólo podemos sentir el terror intenso. Todos los estados de miedo son provocados por una sensación de amenaza de daño. Por lo tanto, este grupo puede dividirse en:

  • Inquietud: aparece cuando nos anticipamos a la posibilidad de una amenaza.
  • Incertidumbre: es el desconocimiento de saber si nos acecha un peligro y qué tan grande es éste.
  • Pavor: aparece como anticipo ante el peligro inminente.
  • Desesperación: es una respuesta que nos incapacita a reducir el peligro.
  • Pánico: es un miedo repentino e incontrolable.
  • Horror: es el miedo combinado con disgusto, lo que puede provocar estados de shock.
  • Terror: es el grado más alto del miedo, que se torna incontrolable.

Cómo calificar el enojo

El enojo puede variar entre un fastidio o molestia hasta llegar a la furia, pero todos están signados por un sentimiento de bloqueo en nuestro progreso. Estas emociones están relacionadas con la activación del sistema nervioso y la liberación de adrenalina y noradrenalina, lo que generan un incremento de la frecuencia cardíaca y respiratoria. Cada etapa del enojo se define de la siguiente manera:

  • Fastidio: es un enojo muy leve, causado por un inconveniente menor.
  • Frustración: es la respuesta a repetidos intentos fallidos para superar un obstáculo.
  • Exasperación: este enojo se define cuando existe un repetido de fastidio intenso.
  • Argumentación: es la tendencia de estar en desacuerdo con todo. 
  • Amargura: enojo que sobreviene a tratos injustos.
  • Ánimo vengativo: son los deseos de represalia tras haber sido lastimados de alguna manera.
  • Furia: es el estado más grave del enojo. Se identifica por un enojo descontrolado con presencia de violencia.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.