Cómo limpiar el columpio de un niño

Escrito por Kimbry Parker | Traducido por Andrés Marino Ruiz
Thinkstock/Comstock/Getty Images

Los columpios suelen ser objetos clave para los padres cuando tienen un niño. El suave movimiento de balanceo suele ser suficiente para calmar al bebé y hacer que se duerma. Los columpios para niños se ensucian con el paso del tiempo y requieren limpieza. Comida, saliva y polvo pueden acumularse en el columpio. Límpialo de forma periódica para retirar la suciedad y mugre del marco y de las partes de tela.

Retira el asiento de tela y cualquier otra parte de tela del columpio, como juguetes o almohadillas. La mayoría del os cobertores y otras partes de tela saldrán fácilmente, pero esto puede depender del modelo. Si el columpio tiene una bandeja, retírala también.

Lava las partes de tela con una lavadora, en su ciclo suave con agua fría y un poco de detergente suave para telas. Retira los objetos de la lavadora y deja que se sequen.

Llena un balde con agua tibia y unas gotas de jabón para platos. Limpia el marco, asiento, bandeja y cualquier otra parte de plástico del columpio utilizando un trapo y este agua. Enjuaga estas partes con un trapo limpio y agua para retirar los residuos de jabón; luego sécalo con otro trapo limpio.

Coloca el cobertor del asiento y otras partes de tela en el columpio una vez esté todo seco.

Consejo

Las instrucciones de algunos modelos de columpios indican que se pueden colocar las partes de tela del columpio en una secadora luego de lavarlos. Revisa las instrucciones de tu modelo antes de secar las partes de esta forma. Si escoges este método, sécalos en un nivel bajo.

Advertencias

No utilices blanqueador ni detergentes cuando limpies un columpio para niños.