¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Las principales fuentes de energía en el cuerpo

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada May 28, 2018

El cuerpo humano, como todos los demás seres vivos, necesita energía para sobrevivir.

Esta energía se obtiene a través del procesamiento de los alimentos, que son descompuestos por el sistema digestivo en sus componentes más esenciales para extraer de ellos proteínas, grasas, vitaminas, minerales y otras sustancias necesarias para el funcionamiento y desarrollo de las células y tejidos de todo el cuerpo.

De todos estos componentes, algunos son fuente de energía para las células, es decir, alimentarán el funcionamiento metabólico y la generación de calor, como es el caso de los carbohidratos las proteínas y las grasas.

Lee además: ¿Qué papel desempeñan los carbohidratos en el metabolismo?

Otros como las vitaminas, el calcio, fósforo y otros minerales impulsarán el desarrollo de los huesos y dientes, sistema nervioso y muscular, así como la formación de células sanguíneas especializadas, funcionamiento del sistema endocrino e inmunológico y muchas otras funciones corporales básicas.

En este artículo vamos a repasar los diferentes tipos de nutrientes que el cuerpo usa como fuente de energía

Azúcares

Los azúcares, específicamente las moléculas de glucosa, son la forma más básica de obtención de energía para el cuerpo humano y también para plantas y vegetales, pues interviene en la fotosíntesis de estas.

Es un monosacárido, es decir, un tipo de azúcar simple de color claro y cristalino, soluble en agua, que abunda en las células de frutas, miel y líquidos tisulares de animales.

Mientras que el azúcar es técnicamente clasificado como un carbohidrato, todos los carbohidratos deben ser descompuestos en glucosa con el fin de ser utilizados en el cuerpo.

Otros ejemplos de azúcares simples son la fructuosa, que se encuentra en las frutas y la lactosa, que se encuentra en la leche.

Una vez obtenida la glucosa de los alimentos, esta ingresa en las células gracias a la acción de la hormona insulina, producida por el páncreas, órgano que integra el sistema endocrino humano.

Cualquier falla en el funcionamiento del páncreas o el desarrollo de enfermedades que impidan al cuerpo aprovechar la glucosa o rechazar la insulina derivará en una condición denominada diabetes, que pondrá al organismo en una situación continua de desbalance entre un estado energético correcto y uno de baja energía.

Carbohidratos

Los carbohidratos son otra de las principales fuentes de combustible del cuerpo. Pueden ser simples como el jarabe de maíz, o complejos como los cereales o el pan.

Ambos tipos de carbohidratos se convierten en energía en el cuerpo humano, aunque los carbohidratos complejos proporcionan otros nutrientes, incluyendo vitaminas, minerales y fibra, por lo que se consideran mejor para una buena salud general.

Proteínas

La proteína es un nutriente esencial para todos los organismos vivos.

Además de ser los bloques de construcción de músculos, la proteína es responsable de la regulación inmune, el crecimiento de los tejidos, la regulación hormonal y una gran cantidad de otras funciones.

El excedente de proteínas en la dieta se divide en aminoácidos individuales, que pueden entrar en el ciclo de la respiración celular.

Es importante señalar que mientras que los aminoácidos pueden sustituir a la glucosa en la respiración celular, la glucosa es mucho más eficiente en la producción de energía.

Grasas

Los noticieros y sitios web están constantemente promocionando los peligros de las grasas transaturadas y saturadas, pero la verdad es que la grasa es necesaria para la supervivencia.

Aunque las grasas insaturadas son mejores que las dos anteriores, toda forma de grasa de origen animal o vegetal ayudará al cuerpo recibir aislamiento contra las temperaturas externas, pues este depositará los excedentes de grasa de la alimentación en capas ubicadas bajo la piel.

Además, las grasas son importantes para reforzar el soporte estructural de los tejidos.

No dejes de leer: Los riesgos de una dieta alta en grasas saturadas

Sin embargo, uno de los propósitos principales de las grasas es almacenar energía en el cuerpo, así como nutrientes, minerales y otros insumos necesarios que el organismo guardará entre sus capas hasta que necesite usarlos.

De hecho, es la forma más concentrada de energía en el cuerpo. En la ausencia de azúcares, hidratos de carbono y proteínas en la dieta, el hígado convierte la grasa en glicerol y ácidos grasos.

En un proceso conocido como gluconeogénesis, el hígado convierte el glicerol en glucosa.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.