Las mejores prácticas de seguridad e higiene industrial

Escrito por Christine Kukka
La seguridad es un aspecto crucial en la industria.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La seguridad es uno de los aspectos cruciales para el desarrollo de cualquier actividad industrial. Toda empresa debe considerar y definir las prácticas adecuadas para proteger la integridad de los trabajadores y del equipo, a corto y largo plazo. El conjunto de procedimientos destinados a este propósito se conoce como sistema de seguridad y gestión de riesgos. La higiene, por su parte, complementa y a la vez sirve como base para la implementación de pautas industriales seguras.

Orden y limpieza

La higiene laboral es determinante para el buen funcionamiento de la empresa.
Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

La higiene industrial tiene que ver con tres categorías. La limpieza, que se refiere al aseo en el puesto de trabajo, en los uniformes y en los materiales utilizados para realizar una actividad. La disposición de los materiales, que alude al almacenamiento adecuado de herramientas, insumos y todos los elementos de trabajo al finalizar cada tarea. Y el despeje de accesos, que supone evitar la obstrucción de pasillos, escaleras y salidas, principalmente si son de emergencia.

Señalización

La señalización debe ser adecuada.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Todas las zonas de trabajo deben contar con una señalización adecuada. La ruta de evacuación estará claramente identificada, principalmente en edificios grandes. Todas las áreas que impliquen algún peligro específico también deben marcarse correctamente, indicando bien sea las restricciones de acceso o las medidas de seguridad básicas para ingresar allí. Lo mismo debe ocurrir con los materiales o elementos que exijan un cuidado especial. Las alarmas y los extintores o mangueras deben ser claramente identificables e incluir instrucciones elementales.

Equipos de protección

En todo momento debe usarse el equipo de seguridad.
Digital Vision./Photodisc/Getty Images

Cada actividad exige el uso de determinados elementos de protección, dependiendo de los riesgos. Sea cual sea el caso deben utilizarse siempre, teniendo cuidado de que estén en buen estado y reemplazándolos si es necesario. Cuando el trabajo implica riesgos para la cabeza el casco se vuelve imprescindible, así como las gafas de seguridad si hay peligro para los ojos. Los guantes y las mascarillas se usan para manipular productos tóxicos. La protección auditiva a veces también es necesaria.

Prevención de incendios

El personal debe saber qué hacer en caso de incendio.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Es importante que las áreas en donde está prohibido fumar sean demarcadas claramente. Los compuestos inflamables tienen que almacenarse en sitios específicos y en condiciones seguras. Lo más adecuado es que todo el personal reciba una capacitación básica sobre las acciones a seguir en caso de incendio, que incluyan el uso adecuado de los extintores, la ruta de evacuación y los números de emergencia. Un adecuado manejo del riesgo supone la revisión periódica y el mantenimiento de los sistemas eléctricos.

Emergencias y accidentes

La empresa debe tener un lugar para ofrecer los primeros auxilios.
Liquidlibrary/liquidlibrary/Getty Images

El lugar de trabajo debe tener un lugar destinado a los primeros auxilios, con todos los elementos necesarios y una persona encargada para atender cualquier circunstancia de emergencia que pueda presentarse. Ante situaciones colectivas de conmoción, por incendio, terremoto o eventos similares, lo más importante es mantener la calma y desalojar el edificio en orden, con la mayor rapidez. Lo ideal es realizar al menos un simulacro en el año para entrenar a todo el personal frente a estas calamidades.