La verdad sobre la espirulina ¿Alga milagrosa o invento del marketing?

Escrito por Estefanía Mac
N/A

La spirulina ha irrumpido fuertemente en el mercado de productos para la salud desde hace unos años. Ahora llegó la hora de saber si sus efectos son los prometidos o es solo otro invento del marketing.

Además de contar con un atractivo color, la spirulina agrupa muchas excelentes propiedades, siendo rica en minerales como calcio, fósforo, cromo, zinc, cobre, selenio hierro, magnesio y yodo; también contiene vitaminas A, B1, B2, B12, E y K; cuenta también con alto contenido proteico, ácidos grasos poliinsaturados, ácido fólico, betacaroteno, fibra aminoácidos esenciales y fenilalanina, esta última le otorga un poder saciante muy efectivo, lo cual, sumado a los beneficios mencionados anteriormente, nos hacen creer que es un perfecto ingrediente que debemos añadir a la dieta diaria para nutrirse y calmar el hambre para así poder perder peso sanamente.

La spirulina es una hermosa alga verde-azul que se cultiva en lagos alcalinos, como el lago Chad de África central, el Lago Texcoco en México o el parque nacional Doñava de España, llegando a este último probablemente gracias a los flamencos que pudieron transportarla desde el continente africano.

Suplemento nutricional

Es utilizada como suplemento nutricional para deportistas que deban realizar grandes esfuerzos físicos, o para controlar el peso debido a dietas desequilibradas dado a su gran nivel de proteínas, siendo útil también en casos de anemia, estreñimiento, fatiga y trastorno del sueño. Todas estas características maravillosas la llevaron a obtener el título de mejor alimento para luchar contra la desnutrición en los países subdesarrollados, otorgado por la OMS y la ONU.

En la gastronomía

De manera natural es muy usada en la gastronomía japonesa en ensaladas y sopas. Su principal manera de consumo es desecada, en cápsulas o en polvo, los cuales deben ser comprados en tiendas especializadas o farmacias, ya que en su hábitat natural pudo haberse contaminado con metales pesados que puedes terminar consumiendo si no se trata adecuadamente esta alga. La dosis máxima debe ser de unos 3 o 4 gramos diarios y repartidos en varias dosis.

¿Sirve para bajar de peso?

Lo cierto es que hasta ahora no hay estudios confirmados que demuestren si realmente la spirulina sirva para bajar de peso, y de hecho, desde los ochentas la FDA (Agencia de Alimento y Medicamentos) declaró a la spirulina como ineficaz para reducir peso. La única evidencia de su poder para lograr ese objetivo es la inmensa publicidad que ha ganado gracias a personalidades del medio artístico como Miranda Kerr, Gwyneth Paltrow o Elsa Pataky y sus muy afamados nutricionistas, quienes la han catalogado como un “superalimento”.

Intuyendo, podemos concluir que quizá sirva para bajar de peso de manera saludable por su capacidad de suprimir el apetito y obtener un gran aporte en tu dieta, ese sería su más importante beneficio hasta ahora, pero lo realmente desventajoso es que para obtener semejante aporte debes consumir grandes cantidades de espirulina, lo cual no suena muy atractivo ya que se puede consumir la misma cantidad de proteínas, por ejemplo, con una porción normal de legumbre, carnes o nueces.

Conclusión

Si hay la posibilidad de conseguir este extraño producto y no hay ninguna contraindicación, pudieras probar perfectamente si sirve o no para bajar de peso, ya que, en el peor de los casos, si no sirve habrás ingresado a tu organismo un excelente coctel de vitaminas y minerales que no le caerán nada mal.