La verdad detrás del dolor de cabeza

Escrito por Emilio Vera
LittleBee80/iStock/Getty Images

Se denomina cefalea al dolor de cabeza . Puede ser primario, es decir, no causado por una patología. Dentro de las cefaleas primarias se encuentra la migraña o jaqueca, la cefalea tensional y la cefalea en brotes o racimos. Luego están los los dolores de cabeza secundarios, entre los cuales se encuentra la cefalea por consumo reiterado de analgésicos. La mayoría de las veces, los dolores de cabeza no representan un problema mayor de salud, pero cuando estos se asocian a otros síntomas como mareos, vómitos, trastornos visuales o simplemente los dolores son muy intensos, es importante consultar a un médico.

Jaquecas: ¿Qué son?

janulla/iStock/Getty Images

La jaqueca o migraña es un tipo de cefalea primaria. Esta generalmente aparece en la pubertad y adolescencia pero afecta principalmente a los adultos jóvenes entre 35 y 45 años, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aún no se conoce su origen pero se sabe que hay una liberación de sustancias inflamatorias en los vasos sanguíneos cerebrales, como la histamina y la serotonina, lo cual produciría el dolor. Por lo general este tipo de cefaleas van de moderadas a intensas, son pulsátiles y suelen afectar a sólo un lado de la cabeza.

Características de las jaquecas

Alliance/iStock/Getty Images

Las jaquecas, además, son recurrentes y pueden durar desde un par de horas hasta dos o tres días, impidiendo muchas veces que la persona afectada realice sus actividades diarias. Este tipo de dolor de cabeza aumenta con la actividad física requiriendo que el afectado permanezca en reposo la mayor parte del tiempo. Las jaquecas se presentan generalmente con algunos síntomas asociados como las nauseas y los vómitos y en todos estos casos se debe consultar a un médico para descartar algún proceso orgánico que pudiera causar el dolor.

Cefalea tensional: Causas

Wavebreakmedia Ltd/Lightwavemedia/Getty Images

Esta cefalea es el dolor de cabeza de origen primario más común, según la OMS. Al igual que las jaquecas, suelen comenzar en la adolescencia y tienden a afectar más a las mujeres que a los hombres. La cefalea tensional ocurre por la contracción de los músculos del cuello y del cuero cabelludo lo cual se asocia, por lo general, con episodios de estrés y depresión. Este dolor se caracteriza por sentirse en toda la cabeza, "en banda", no pulsátil y por estar acompañado por otros síntomas como la fotofobia o molestias frente a la luz.

Cefalea tensional: características

Jetta Productions/Digital Vision/Getty Images

Existen muchos factores que pueden desencadenar una cefalea tensional. Las actividades que requieren estar sentado mucho tiempo, como conducir un automóvil o escribir en una computadora pueden generar esta afección al afectar directamente a los músculos del cuello. El consumo de alcohol y de bebidas cafeinadas, fumar, realizar mucho esfuerzo físico, entre otros, también se encuentra entre sus desencadenantes. Cuando se experimentan episodios de este tipo de dolor de cabeza mayores a 15 días se consideran cefaleas crónicas.

Cefalea en racimos: una enfermedad crónica

kieferpix/iStock/Getty Images

La cefalea en racimos o en brotes es un tipo de cefalea primaria crónica muy dolorosa e invalidante que se presenta más en los hombres que en las mujeres y se caracteriza por presentar periodos de ausencia de dolor que pueden ir de semanas a meses. Este dolor de cabeza puede estar originado por una liberación súbita de algunas sustancias inflamatorias en los vasos sanguíneos cerebrales y por lo general, se inicia de manera abrupta dos o tres horas después de dormirse, aunque también puede presentarse mientras se está despierto.

Cefalea en racimos: características

John-JamesGerber/iStock/Getty Images

La cefalea en racimo ocurre siempre del mismo lado de la cabeza y el dolor se suele sentir alrededor o por detrás del ojo y se puede irradiar hacia la zona frontal. Dentro de los síntomas asociados se encuentra el enrojecimiento alrededor y dentro del ojo y la sobreproducción de mucosidad en la fosa nasal del lado afectado. El consumo de alcohol, el cigarrillo, las grandes alturas, la exposición a la luz, la cocaína, entre otros, son factores que pueden desencadenar este dolor.

Cefalea en rebote

GeloKorol/iStock/Getty Images

La cefalea en rebote o refractaria es el tipo de cefalea secundaria más frecuente. Las estadísticas indican que las mujeres son las más afectadas. Este tipo de dolor de cabeza se produce principalmente en las personas que tienen este padecimiento desde hace mucho tiempo y que han tomado una gran cantidad de diferentes analgésicos, muchos de ellos sin indicación médica. Una buena forma para diagnosticar las cefaleas de este tipo es el retirar las sustancias involucradas y esperar la cesación de los síntomas.

Características de la cefalea en rebote

lofilolo/iStock/Getty Images

Las cefaleas en rebote por lo general, a diferencia de las pulsátiles (características de las cefaleas migrañosas), son del tipo opresivas y se sienten principalmente por la mañana. Muchas veces este tipo de cefaleas está asociado a otros problemas como la depresión, trastornos de ansiedad, crisis de pánico, entre otros. Estas cefaleas no se producen en cualquier persona que toma analgésicos por diferentes motivos sino que se generan en individuos que tienen algún tipo de predisposición a los dolores de cabeza.

Prevención

elbs/iStock/Getty Images

Hay muchas maneras de prevenir las cefaleas. El tener un buen estilo de vida es uno de los pilares más importantes para tratarlas y evitarlas. Existen muchos alimentos que favorecen el desarrollo de los dolores de cabeza, como el queso y las bebidas cafeinadas, entre otros. El realizar ejercicio físico disminuye la ansiedad y el estrés, además de ayudar a conciliar el sueño durante la noche. Respirar aire puro favorece a la oxigenación cerebral, por ello es recomendable que las personas que tienen cefaleas ventilen y dejen circular el aire por sus casas todos los días.

Tratamiento

DanComaniciu/iStock/Getty Images

El tratamiento de los dolores de cabeza se basa principalmente en cambios en el estilo de vida y en la toma de fármacos, entre otras cosas que se pueden realizar. Los medicamentos más utilizados son el ibuprofeno, el diclofenac y el paracetamol, los cuales pertenecen a la familia de los AINES (antiinflamatorios no esteroideos). También se puede utilizar la ergotamina y algunos tipos de antidepresivos. Los triptanes son otro tipo de fármacos muy efectivos los cuales se utilizan para el ataque agudo. Es muy importante e imprescindible que todos estos medicamentos sean dados por un médico calificado.

Relacionado: 10 trucos mentales para aliviar el dolor