La toxicidad de las varitas fluorescentes

Escrito por Amy Kline
Las varitas flourescentes son juguetes recreativos muy populares.
Astrid Stawiarz/Getty Images Entertainment/Getty Images

Las varitas flourescentes son tubos largos y estrechos que producen un efecto brillante cuando se doblan. No sólo se usan para motivos recreativos (no es fuera de lo común verlas en Halloween o el 4 de julio) sino que también tienen usos prácticos. La milicia, los departamentos de aplicación de ley y de bomberos todos son grandes consumidores de este producto. Las varitas flourescentes producen luz sin la ayuda de electricidad o gas, así que no son inflamables y pueden ser usados en espacios confinados. Bajo condiciones normales de uso, son consideradas tóxicas, según señala el sitio web GlowProducts.com.

La química

La luz producida por las varitas flourescentes y las luciérnagas es resultado de una reacción química, no eléctrica.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Las varitas fluorescentes emiten una luz "quimioluminiscente". El diccionario americano de ciencias de herencia define "quimioluminiscencia" como "la emisión de luz por una sustancia como resultado de una reacción química que no envuelve ningún incremento en su temperatura". Esta es el mismo tipo de luz que emiten las luciérnagas. En las varitas fluorescentes, el compuesto químico responsable por la producción de luz se llama "oxalato de difenilo".

Antecedentes

El compuesto de Rauhut sigue siendo la manera artificial más eficiente de crear quimioluminiscencia.
Astrid Stawiarz/Getty Images Entertainment/Getty Images

El oxalato de difenilo fue sintetizado por primera vez por Michael M. Rauhut en 1960. Fue capaz de crear un éster, un compuesto formado por ácido y alcohol, que cuando se mezcla con peróxido de hidrógeno y colorante, produce un brillo quimioluminiscente. El compuesto fue patentado como "Cyalume".

Características

Las varitas flourescentes emiten luz de larga duración sin producir calor.
Michael Blann/Digital Vision/Getty Images

La varita flourescente es un tubo dentro de un tubo. El tubo flexible exterior contiene el compuesto oxalato fenil y el colorante. Por dentro, hay un tubo más frágil que contiene el peróxido de hidrógeno. Cuando la varita flourescente es torcida, el tubo interior se rompe, permitiendo que el oxalato fenil y el peróxido de hidrógeno se mezclen. Esto crea el brillo único quimioluminiscente de las varitas. El brillo puede durar de 4 a 12 horas, dependiendo del producto.

Seguridad

La reacción química en las varitas flourescentes no es considerado nocivo para los humanos. No es inflamable y es considerado mucho más seguro que cualquier otra forma de producción de luz que utilice oxígeno y electricidad. El producto no es tóxico, según dice el sitio web Cyalume.com. El tubo exterior flexible es poco probable que se rompa, pero si esto llega a suceder, el contenido no es peligroso a menos que una significante cantidad sea ingerida. Es irritante y el contacto con los ojos y piel debe evitarse, según advierte el sitio web GlowProducts.com. Existe también la posibilidad de una reacción alérgica.

Precaución

La sustancia en las varitas flourescentes es considerada veneno.
Creatas/Creatas/Getty Images

La Asociación Americana de Centros de Control de Intoxicación define "veneno" como "cualquier producto o sustancia que pueda dañar a alguien si es usada de manera incorrecta, por la persona incorrecta, o en incorrecta cantidad". Bajo esta definición, las varitas flourescentes contienen veneno y no se deben usar por niños menores de tres años. En el caso de ingerir, se debe llamar a un centro de control de intoxicación inmediatamente.