¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

La función principal del sistema excretor

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada June 05, 2018

El cuerpo humano cuenta con varios órganos o estructuras que le permiten deshacerse de las sustancias líquidas o sólidas tóxicas que pueden representar riesgo para la salud.

Estas sustancias pueden ser producidas tanto por el metabolismo normal de las células como otras que han ingresado al cuerpo a través de alimentos o como parte de la transformación de estos en el aparato digestivo.

Te recomendamos: Las funciones de los órganos humanos

Entre los órganos que tienen este tipo de funciones se encuentran la piel, los riñones, el intestino grueso y el hígado.

Los riñones

Los riñones se encargan de filtrar la sangre y eliminar de esto el exceso de nitrógeno y otros productos de desecho del organismo.

La sangre entra en los riñones y posteriormente es filtrada a través de varios órganos y conductos en dichos órganos.

Durante este proceso de filtración, el agua y otras moléculas benéficas son reabsorbidas en el cuerpo mientras que los productos adicionales de desecho son añadidos a la orina.

Finalmente, el exceso de sal es añadido a este líquido también. A continuación la orina viaja a través de un conducto, o catéter urinario, que conecta finalmente a la vejiga.

La vejiga es un órgano en forma de saco ubicada en la parte más baja delantera de la pelvis y se comunica con el exterior a través de la uretra.

Cuando la vejiga se llena de orina, la persona siente ganas de evacuarla, proceso que se llama micción y todos los desechos añadidos, incluyendo el nitrógeno y la sal, son eliminados del organismo.

El hígado

Aunque se trata de un órgano interno, el hígado cumple una importante función de desintoxicar y descomponer los productos químicos, venenos y otras toxinas que entran al cuerpo.

Por ejemplo, el hígado transforma el amoníaco, que es venenoso, en urea, sustancia que luego es filtrada por los riñones y que se excreta a través de la orina.

El hígado también produce la bilis, que el cuerpo usa para descomponer las grasas que son útiles y los residuos no aprovechables de los alimentos a su paso por el intestino delgado. Estos últimos serán luego excretados a través de las heces.

La bilis

La bilis es una sustancia producida por el hígado para descomponer las grasas. Después de que la bilis se produce en el hígado, esta se almacena en la vesícula biliar.

A continuación se segrega en el intestino delgado, donde ayuda a descomponer el etanol, las grasas y otros desechos ácidos como el amoníaco en sustancias inofensivas.

El papel del intestino grueso

El intestino grueso recolecta los residuos procedentes de todo el cuerpo. Extrae cualquier resto de agua utilizable y luego elimina los residuos sólidos.

En un adulto tiene una longitud promedio de seis a siete metros y se encarga de transportar los desechos y formar el bolo fecal, o bola de heces, que luego es expulsada del cuerpo a través del esfínter anal.

La piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, cubriendo la totalidad de su exterior.

Está repleta de glándulas sebáceas, que producen sebo para la lubricación y protección contra bacterias y otros patógenos, así como de glándulas sudoríparas, encargadas de ayudar a controlar la temperatura corporal al expulsar agua que se evapora para refrescar la piel cuando los niveles de calor aumentan.

Lee además: Señales peligrosas de la orina

Si hace frío, estas glándulas se contraen y cierran, ayudando a conservar el calor interno del cuerpo.

Además, durante este proceso las glándulas sudoríparas ayudan a eliminar residuos adicionales.

Aparte de las glándulas sudoríparas, en la frente, palmas de las manos y plantas de los pies se encuentran las glándulas ecrinas, que también excretan exceso de agua del organismo cuando es necesario.

De esta manera, contribuyen a que el cuerpo mantenga el control de su temperatura.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.