¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

La carne de la pechuga de pollo no es tan magra como pensábamos

Escrito por Fiorella Franella | Fecha actualizada July 24, 2018

Si crees que te has mantenido saludable solo porque eliges pechuga de pollo magra en vez de carne de res, los hallazgos científicos recientes pueden hacerte salir de tu burbuja. Resulta que el pollo ya no es la carne magra que todos pensábamos.

El Huffington Post informa que las aves manipuladas genéticamente han aumentado en un 300 por ciento desde 1960, lo que significa que puedes llegar a ingerir aves que tengan un alto contenido de grasa y proteínas con mayor frecuencia. En otras palabras, la pechuga de pollo deshuesada y sin piel en realidad no es tan saludable.

“La presión genética cada vez mayor para mejorar las tasas de crecimiento y rendimiento de los pollos de engorde ha llevado a una alta incidencia de varias anormalidades en las pechugas durante los últimos 20 años”, informa un estudio realizado por el World's Poultry Science Journal en junio de 2015

Estas anomalías genéticas no solo plantean una serie de problemas relacionados con los derechos de los animales, sino que también significan que es más probable que las aves presenten miopatías musculares conocidas como rayas blancas y pechugas de madera, una afección que ahora prolifera entre las aves. El Huffington Post reporta una impactante cifra donde el 96 por ciento de todos los pollos se ven afectados.

Esto significa que a menos que estés criando tus pollos, estás comiendo aves con esta condición.

Estas condiciones musculares no solo son malas para las aves, sino también para todas las personas. Causan lesiones necróticas y fibrosis en la carne, lo que provoca que la grasa y el colágeno se desarrollen en el pecho en vez de hacerlo en los músculos, lo que significa que esas aves no son muy buenas para tu salud.

Estas condiciones afectan en gran parte la calidad de la carne, cuyo contenido total de grasa ha aumentado en un 224 por ciento, lo que resulta en un aumento de grasa de 7 a 22 por ciento por cada 100 gramos de carne de pechuga. ¿Qué significa esto exactamente? El porcentaje de contenido de grasa de estas aves es similar al de la carne molida promedio.

El Huffington Post informa que puede haber una luz al final del túnel: grandes corporaciones como Starbucks y Chipotle están comenzando a comprometerse en asociarse con Humane Society para frenar el problema con la ayuda de científicos de Estados Unidos.

Dicho esto, el Departamento De Agricultura De Estados Unidos (USDA) informa que se crían 9 mil millones de pollos cada año en los Estados Unidos, por lo que hay un largo camino por recorrer.

¿Qué opinas?

¿Comes mucha pechuga de pollo? ¿Sigues una dieta basada en proteína magra? ¿Esto te impediría comer pollo?

Este artículo fue realizado con la ayuda de livestrong.com