¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Klebsiella Pneumoniae e infecciones del tracto urinario

Escrito por Luis Malavé | Fecha actualizada May 08, 2018

La Klebsiella pneumoníae es un organismo bacteriano que vive en el tracto respiratorio superior y gastrointestinal y que en general no representa mayor peligro para la salud mientras se mantenga dentro de su medio ambiente natural.

Sin embargo, una vez fuera, puede provocar diversas enfermedades y además sus cepas se han vuelto sumamente resistentes a los fármacos.

Puede provocar neumonía e infecciones crónicas nasales, infecciones del tracto urinario, bronquitis e incluso gangrena.

Lee también: ¿Cuánto tiempo puede una infección urinaria no recibir tratamiento?

Precisamente, los problemas más comunes de salud reportados en muchos países son las infecciones del tracto urinario causadas por la Klebsiella pneumoníae.

Este sistema del cuerpo humano está conformado por riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra.

Las infecciones pueden propagarse rápidamente y más a menudo se adquieren en el hospital durante el tratamiento de otras enfermedades o procedimientos quirúrgicos.

Los pacientes más vulnerables a un posible contagio son aquellos que se encuentran en unidades de cuidados intensivos o de recién nacidos, quienes son sometidos a procedimientos invasivos como la inserción de catéteres, incisiones o drenajes, condiciones que pueden favorecer el ingreso de la bacteria al organismo.

También se considera que otra de las principales fuentes de infecciones por Klebsiella pneumoníae son las manos del personal del hospital y el tracto gastrointestinal de los pacientes.

Aunque es responsable de varios tipos de infección, en este artículos vamos a revisar lo que se refiere a su relación con las infecciones del tracto urinario.

Epidemiología

La infección por Klebsiella pneumoniae es mas común en aquellos que tienen predisposición a las infecciones como los adultos mayores, las personas con enfermedades respiratorias crónicas, diabéticos y alcohólicos.

Además, se considera una enfermedad nosocomial, es decir, que está presente en el medio ambiente de hospitales y centros de salud, por lo que es responsable de muchas infecciones en pacientes hospitalizados a los que se les ha hecho cirugía o insertado sondas de algún tipo.

También se considera que aquellos a los que les han colocado una sonda vesical permanente tienen mayor riesgo de desarrollar una infección del tracto urinario.

Síntomas

Los síntomas típicos de las infecciones del tracto urinario son el dolor al orinar, aumento de la frecuencia urinaria, sangre visible en la orina, orina turbia y con mal olor, dolor en el costado, fiebre, escalofríos, náuseas y vómitos.

Diagnóstico

La Klebsiella pneumoniae puede ser identificada como la causa específica de una infección del tracto urinario a través de la prueba de tinción de Gram y por medio del cultivo de orina o urocultivo.

Estos procedimientos son realizados por un laboratorio clínico luego de la recolección de una muestra de orina.

Tratamiento

La Klebsiella pneumoniae ha desarrollado resistencia a numerosos antibióticos con el paso del tiempo, sobre todo las cepas presentes en los centros de salud.

Por tal razón, hoy en día los tratamientos se indican según cada caso específico, ajustados a la sensibilidad antibiótica del organismo aislado, edad y sistema del cuerpo que haya sido comprometido, en este caso el tracto urinario.

Debido a esto, solo un médico suficientemente documentado con los resultados de las pruebas de laboratorio y cultivos necesarios puede indicar cuáles antibióticos y en que cantidad se deben aplicar y además, mantener una continua monitorización del progreso alcanzado por el paciente.

Prevención

Las posibilidades de infecciones del tracto urinario causadas por Klebsiella pneumoniae se pueden aumentar removiendo las sondas vesicales permanentes tan pronto dejen de ser necesarias.

Esto ayuda a reducir la exposición, en aquellas que tienen predisposición a la infección, a los microorganismos infecciosos.

También el consumo de abundante agua es un recurso útil para mantener limpias las vías urinarias. Esto es de ayuda no solo en caso de las infecciones del tracto urinario, sino también en los casos donde se busca prevenir cálculos renales.

Te puede interesar: Cómo tratar una ITU durante la lactancia materna

Procura ingerir alimentos contentivos de abundante vitamina C, E y K, que en conjunto refuerzan el sistema inmunológico, responsable de mantener tu organismo libre de virus, bacterias y agentes patógenos.

Además, procura mantener hábitos de salud como lavarte las manos cada vez que vayas a manipular alimentos, después de realizar labores de jardinería o de entrar en contacto con personas y animales.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.