Cómo hacer jugo de pepino sin un extractor de jugos

Escrito por Wendy Rose Gould | Traducido por Reyes Valdes
Los pepinos tienen un sabor fresco y refrescante por naturaleza.
Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Naturalmente alto en vitamina A, vitamina C y calcio, los pepinos constituyen un bocadillo bajo en grasas y en calorías. Tener una abundancia de pepinos cultivados en casa puede resultar abrumador y puede ser difícil utilizarlos todos antes de que se echen a perder. Una manera de aprovechar esos pepinos extra es preparar un jugo de pepino casero, que podrás usar para mezclar con bebidas o salsas o para consumirlo solo. Un extractor o exprimidor de jugos eléctrico sería ideal para prepararlo, ya que automáticamente remueve la pulpa, pero una licuadora funcionará bien también.

Enjuaga y talla el pepino en agua tibia para remover cualquier traza de tierra.

Pela el pepino y córtalo en trozos.

Coloca el pepino en una licuadora. Agrega 1/4 de taza de agua para ayudar a las aspas del aparato a girar más eficientemente.

Coloca la tapa de la licuadora y muele el pepino a alta velocidad por un minuto o hasta que éste forme un líquido burbujeante.

Cubre un cedazo con dos capas de tela de muselina. Sostén el cedazo encima de un vaso o tazón.

Vacía el líquido de pepino en el cedazo. El jugo fluirá a través de la tela y goteará en el vaso mientras que la tela y el cedazo retendrán los sólidos.

Une las cuatro esquinas de la tela, sostenla sobre el vaso y exprime los sólidos de pepino para extraer todo el jugo restante.

Consejo

Usa pepino en buen estado sin partes suaves, piel arrugada ni cualquier otro daño notorio. El programa The Texas A&M Agriculture & Horticulture también aconseja que los pepinos demasiado maduros, como aquellos que presenten coloración pálida o amarillenta deberán evitarse también.