Cómo higienizar los guantes de boxeo

Escrito por Beverlee Brick | Traducido por Silvina Ramos
Tener cuidado con los guantes de boxeo puede hacer que la pelea sea más placentera.
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Los guantes de boxeo enfrentan mucha acción durante su vida útil y se cubren, literalmente, de sangre, sudor y lágrimas ocasionales. Si no mantienes los guantes limpios, desarrollarán un fuerte olor desagradable. En más, tus guantes pueden albergar bacterias que pueden causar infecciones y ponerte en peligro a ti y a tu oponente.

Cuidado preventivo

Limpia el interior y exterior de los guantes con una servilleta de papel cuando hayas terminado de usarlos en cada sesión. Esto minimizará la humedad que tanto aman las bacterias.

Desata o desamarra los guantes y abre la muñeca lo más que puedas, dobla las tiras de la muñeca sobre sí mismas. Esto maximizará el flujo de aire entre las sesiones para ayudar a que el aire salga de los guantes.

Una vez por semana, atomiza el interior y exterior de los guantes con un producto casero para eliminar el olor.

Entre sesiones, conserva los guantes en un lugar abierto, no en la bolsa de gimnasio. Nada hace proliferar a las bacterias como un ambiente húmedo, oscuro y cálido como el que se encuentra en una bolsa de gimnasio.

Desinfectar

Limpia y abre los guantes como lo haces después de cada entrenamiento.

En un atomizador, vierte una mezcla compuesta por una parte de vinagre y dos partes de agua. Sacude y mezcla bien.

Atomiza el exterior de los guantes con la mezcla y limpia con una servilleta de papel.

Atomiza el interior de los guantes con la mezcla. Seca y deja airear el resto.

Almacena los guantes con las muñecas abiertas apuntando hacia una fuente de luz. La luz mata la mayor cantidad de bacterias que no puede eliminar el vinagre.

Consejo

Los sujeta-guantes son unas bolsas de un material absorbente y, usualmente perfumado, que puedes colocar dentro de las bolsas para luchar contra la infección y el olor. Puedes comprarlos, o preparar los tuyos propios; para esto, rellena un par de calcetines viejos con una mezcla de astillas de madera y piedras sanitarias.