Haz tú mismo un masaje de piedras calientes

Escrito por Brynne Chandler | Traducido por Yolanda Adriana Paulín Vázquez
Las piedras grandes y lisas son mejores para los masajes.
stones 1 image by PictureDaddy from Fotolia.com

El masaje de piedras calientes es un favorito de los clientes en muchos spas y salones. Se cree que data de hace miles de años, el masaje de piedras calientes es usualmente hecho con basalto liso. Algunos terapeutas del masaje usan aceite para este masaje y algunos no. Muchos lugares venden kits de masaje que tienen piedras lisas, aceites fragantes e instrucciones detalladas. Dar masajes de piedras calientes en casa no es difícil siempre y cuando te asegures de que las piedras no se calienten demasiado. Si puedes manipularlas fácilmente, probablemente están a buena temperatura para la piel de un adulto.

Lava muy bien las piedras para masaje en un cuenco o lavabo lleno de agua y 3 o 4 porciones de jabón antibacterial líquido. Enjuágalas bien.

Coloca las piedras en la olla de cocción lenta u olla y llena el resto de la olla con agua.

Pon el fuego bajo, y deja que las piedras se calienten por al menos 30 minutos. Las piedras no deben estar más calientes que 125°F, o estarán muy calientes para que las manipules, y quemarás a la persona que estés masajeando.

Haz que la persona se coloque boca abajo en una mesa o cama. Debe estar desnuda o con ropa interior delgada. Cúbrela con una sábana limpia o toalla por modestia y evitar que le dé frío.

Coloca piedras tibias en la parte superior de la pierna izquierda, en el centro del muslo, detrás de la rodilla y en la pantorrilla. Masajea la pierna derecha mientras las piedras se asientan. Un poco de aceite para masajes ayudará a que tus manos se muevan suavemente sobre la piel.

Toma la piedra más grande de la pierna de la persona y deslízala a su pierna derecha, del talón a su trasero.

Coloca piedras tibias en su pierna derecha, como lo hiciste en la izquierda. Deja que se asienten por 2 o 3 minutos y luego masajea esa pierna, termina con la piedra más grande, y la técnica de deslizamiento.

Coloca una piedra grande en cada glúteo. Deja que se asienten, y luego gentilmente masajea los músculos, terminando con una piedra grande.

Coloca piedras grandes en su cuello, hombros y espalda baja. Deja que se asienten por 2 o 3 minutos y luego masajea los músculos más grandes de su espalda, termina con la piedra más grande. Haz que la persona se voltee, y masajea su parte frontal de la misma manera que su espalda.

Consejo

Masajea los brazos de la persona con tus manos, o con una piedra de deslizamiento, ya que las piedras calientes usualmente no se quedan en los brazos.

Advertencias

Nunca pongas piedras calientes en la cara o cuero cabelludo, ya que la piel de esas partes es más sensible al calor.