¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

¿Qué frutas no son cítricos?

Escrito por Luis Malavé | Traducido porAndrea Galdames | Fecha actualizada May 04, 2018

A la hora de hacer las compras de frutas y verduras, la mayoría de la gente probablemente no se toma el tiempo para clasificar una fruta cítrica a menos que tenga problemas gastrointestinales y deba evitar el ácido cítrico.

Los frutos cítricos más populares son las naranjas, los pomelos y los limones. Son conocidos por tener vitamina C y agentes desintoxicantes.

Sin embargo, el ser sensible al ácido cítrico no significa que se deban privar de los beneficios de otras frutas no cítricas que poseen grandes beneficios nutricionales y pueden mejorar su salud.

Las manzanas

Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images

Originarias del suroeste de Asia, las manzanas son frutas no cítricas pertenecientes la familia de las rosáceas, la misma a la que pertenece las ciruelas, los duraznos y algunas otras frutas.

Tema relacionado: ¿Pueden los diabéticos comer manzanas?

Se conocen cerca de 7.000 tipos de manzana pero las más populares son las deliciosas manzanas rojas dulces. Se pueden encontrar en color amarillo, rojo, verde, bicolor o veteado.

Las manzanas tienen muchos beneficios para la salud que van desde la regulación de azúcar en la sangre, la reducción de colesterol y la lucha contra diversos tipos de cáncer con poderosos antioxidantes.

Las peras

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

Esta es una de las frutas no cítricas que se cultivan desde tiempos inmemoriales y se cree que su consumo por parte del ser humano se remonta a la Edad de Piedra.

Al igual que la manzana es un miembro de la familia de las rosáceas y viene en varios tamaños, formas y colores.

Su sabor es dulce y su fibra es jugosa, con una textura ligeramente granulada.

Los primeros colonos europeos las llevaron a los Estados Unidos y se sabe que se le cultivó con éxito en el noroeste del Pacífico.

Al igual que las manzanas, las peras son excelentes para combatir varios tipos de cáncer y son suministro de antioxidantes esenciales.

La sandía

Comstock Images/Comstock/Getty Images

Aunque hay mucho debate sobre si una sandía o patilla es una fruta o un vegetal, la mayoría de las personas la consideran como una fruta tropical no cítrica.

La sandía pertenece al género de las cucurbitáceas y originalmente crecía en forma salvaje en el sur de África.

Hoy su cultivo se realiza de manera comercial durante todo el año en amplias zonas de Estados Unidos, China y Rusia.

Es una de las frutas, o vegetales, de mayor tamaño que puedes encontrar en el mercado, con ejemplares que pueden llegar a pesar hasta 8 a 10 kilogramos o incluso más.

Lo más interesante es que está compuesta en un 92 por ciento de agua, por lo que es muy apreciada como una fruta refrescante en temporada de verano.

Tiene forma oblonga y una corteza gruesa. Una vez abierta, se aprecia su interior de color rojo, con una fibra muy húmeda y semillas oscuras de aproximadamente 1 a 2 centímetros de largo.

La sandía tiene gran cantidad de vitamina A, B y C que ayudan a combatir las enfermedades y producir energía. Además tiene grandes propiedades diuréticas.

Las frambuesas

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

La frambuesa es el fruto del arbusto conocido como frambueso o Rubus idaeus, originario de las tierras altas y pedregosas de la actual Grecia.

De allí su cultivo se extendió a Italia, Holanda, Gran Bretaña y finalmente a Estados Unidos y Canadá, donde hoy se cultiva en grandes cantidades, generalmente en la temporada que va desde mediados de verano a otoño.

Lee además: Una lista de frutas con bajos niveles de ácido cítrico

Sin embargo, también se cultiva en muchos países con climas templados y en el centro y norte de este Europa ha proliferado naturalmente al punto de conocerse popularmente como la “fresa del bosque”.

Es una fruta pequeña, cónica o redondeada, cuya piel tiene una textura aterciopelada que puede ser de color rojo, negro, púrpura, blanco o amarillento. Su pulpa es muy aromática y tiene un sabor agridulce.

Se trata de una fruta muy versátil, pues puede consumirse cruda, en forma de jugos o incluso de puré.

Además se usa mucho para la elaboración de deliciosas mermeladas, jaleas y bebidas.

En la mayoría de los supermercados se pueden comprar paquetes de frambuesas congeladas de distinto peso.

Tienen grandes propiedades antioxidantes y aportan potasio, hierro y calcio al organismo, así como vitaminas A, B1, B2, B3, B6 y vitamina C.

Otro beneficio es su aporte de ácido fólico y ácido elágico, que es un agente potente contra el cáncer. Su alto contenido de fibra ayuda a quienes luchan contra el colesterol.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.