Cómo exfoliar la piel después de depilarse

Escrito por Maggie Lynn | Traducido por Patricia A. Palma
Las quemaduras provocadas con las maquinillas de afeitar se pueden tratar masajeando suavemente la piel con un exfoliante.
shaving image by Allyson Ricketts from Fotolia.com

La depilación se refiere a la eliminación de los vellos. Muchos adultos usan maquinillas de afeitar, cera, pinzas o una depiladora -un dispositivo eléctrico con discos que tiran de los pelos en la base giratoria- en la zona del cuerpo donde desean eliminar los vellos. Un problema común con la depilación son los pelos encarnados. Estos, según SkinBiology.com, son hebras de pelo que se han cortado o eliminado. Cuando crecen, no logran penetrar la piel y se atascan bajo la capa superior de la epidermis, lo que resulta en una inflamación conocida como seudofoliculitis. Una forma de prevenir y tratar los pelos encarnados es frotar o exfoliar la piel antes y después de eliminar el vello. Al hacerlo, se elimina la piel muerta y masajea la zona con los vellos encarnados, permitiendo que estos puedan salir a la superficie.

Instrucciones

Aplica el exfoliante con tus dedos, un trapo o una esponja. Frota suavemente el producto sobre la piel con movimientos circulares.

Enjuaga el producto con agua tibia. Esta ayudará a suavizar la piel, lo que puede permitir que el vello encarnado salga a la superficie.

Aplica una loción anti-inflamatoria, como una con aloe vera, en el área afectada para aliviar el picor o dolor causado por el pelos encarnados.

Repite este proceso antes de usar una maquinilla de afeitar, cera, pinzas o una depiladora nuevamente para evitar los vellos encarnados.

Consejo

Elige un producto exfoliante que contenga ácido salicílico o ácido beta hidroxi. Estos, junto con el masaje, ayudarán a eliminar la piel muerta. Puedes comprar estos productos en las farmacias, grandes tiendas y, a menudo, en las tiendas de comestibles. También, puedes hacer tu propio exfoliante, moliendo una aspirina y mezclándola con unas gotas de agua para hacer una pasta. La aspirina contiene ácido salicílico, y los minúsculos gránulos ayudarán a exfoliar la piel.