Cómo evitar que mis zapatos se deslicen mientras estoy caminando

Escrito por Lisa Finn | Traducido por Lucia Ayala
No modeles el desliz en el 2009 Herve Leger Fashion Show.
Scott Gries/Getty Images Entertainment/Getty Images

Ya sea que estés en la oficina o en la ciudad, no dejes que los zapatos resbaladizos te hagan caminar tambaleando, torcerte un tobillo o caer de bruces. Los calzados sin material antideslizante pueden ser molestos, vergonzosos y muy peligrosos. La buena noticia es que no tienes que cambiar la sensualidad por seguridad. Así es, puedes ser una estrella en cualquier evento si sólo añades algo de tracción a tus pies antes de entrar por la puerta. Un agarre bien colocado te permite salir a la calle o a la pista de baile con confianza y clase.

Limpia la parte inferior de tus zapatos con un trapo. Esto libera cualquier suciedad o residuos de la parte inferior del zapato y prepara la suela para el lijado.

Frota el papel de lija de grano medio en círculos a lo largo de toda la parte inferior del zapato. Concentra el mayor esfuerzo en la zona que se encuentra debajo de las puntas de los pies y los talones.

Sostén el zapato firme en la mano. Raspa con cuidado un par de grandes "X" en la suela con la punta de la hoja de un par de tijeras afiladas. Repite para el otro zapato.

Quita la protección de una almohadilla antideslizante para zapatos. Coloca la almohadilla directamente sobre la parte inferior del zapato y presiona firmemente. Asegúrate de que la almohadilla encaja en la parte inferior del zapato antes de empujarla hacia adentro. Si es necesario, recorta la almohadilla con un par de tijeras de antemano.

Visita una tienda de reparación de calzado y pide que pongan protectores de goma en las partes inferiores de los zapatos. Pide que los protectores coincidan con el color de las partes inferiores de los zapatos para que no sean tan perceptibles cuando tus suelas se muestren.

Consejo

Rocía un poco de fijador para el cabello en la parte inferior del zapato cuando estés en un apuro.

Advertencias

Las suelas de plástico y cuero son las más resbaladizas.