Cómo evitar que los cordones se desaten

Escrito por Mimi Bullock | Traducido por Analia Moranchel
Estirar excesivamente tus cordones puede causar que los mismos pierdan elasticidad.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Los cordones desatados son un peligro si no se vuelven a atar, aún por unos minutos. Pasar tiempo viéndote los pies cuando tienes tareas que hacer es frustrante y una pérdida de tiempo. Los zapatos prolijamente atados son un bonito toque final a una apariencia casual, como tu ropa deportiva o de negocios. Usar calzado desatado se ve descuidado. Asegura los cordones y mantén tus zapatos en tus pies con unas simples técnicas para atar.

Examina tus cordones. Si se ven rotos o desgastados, sustitúyelos por unos nuevos. Deben poder pasar por todos los agujeros y atarse cómodamente y sin tensión. Si los cordones son demasiado cortos, pueden hacer que se desaten.

Humedece los cordones de los zapatos con un paño mojado antes de atarlos. Una vez que los cordones se sequen, se endurecerán.

Desata los cordones de los zapatos y deja que cuelguen. Frota los cordones con cera de abeja. La misma crea una unión pegajosa que ayuda a mantener los hilos juntos. Tendrás que volver a aplicar cera de abejas cada varios días para mejores resultados.

Ponte tus zapatos y átalos de forma pareja con un moño. Ata un segundo moño para mayor seguridad. Jala de los moños con suavidad para asegurarte de que estén en su lugar y no se suelten con facilidad.

Consejo

Para mantener tu calzado en buenas condiciones, sustituye los cordones desgastados con prontitud. Compra un par de hebillas para moño para mantener tus cordones en su lugar.