Estilos de comunicación asertiva

Escrito por Herkermer Brisbane
Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

La comunicación asertiva puede considerarse como la expresión abierta de tus opiniones e ideas. Ser asertivo significa atender tus necesidades, al mismo tiempo que te muestras comprensivo con las de los demás. La comunicación asertiva también faculta a las personas para ser responsables de sus propias acciones, sin sentir rencor ni culpar a los demás por los propios errores.

Aserción repetitiva

Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Uno de los estilos de comunicación asertiva se denomina aserción repetitiva. Permite que la gente se sienta más cómoda facultándola para ignorar la lógica irrelevante, las provocaciones contenciosas y las trampas verbales manipulativas, todo ello sin cambiar de postura. Este estilo funciona mejor cuando quien lo utiliza lo hace de forma tranquila para expresar lo que desea y permanece centrado en el asunto. Las personas que deseen utilizar este estilo de comunicación asertiva se darán cuenta de que ni siquiera necesitan ensayarlo de antemano.

Compromiso viable

Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

El compromiso viable es otro estilo de comunicación asertiva. Se trata de una opción que una persona puede tener en cuenta si está segura de que su respeto por sí misma no se va a ver comprometido como consecuencia de ello. El compromiso viable se basa en el concepto de que una persona siempre puede negociar los objetivos que le interesan, a menos que ese compromiso teórico termine afectando al respeto que siente por sí misma. Un ejemplo de compromiso viable es cuando te encuentras con una persona que tiene necesidad de hablar contigo en media hora, en un momento en que tú aún tendrás trabajo por terminar.

"Fogging" o banco de niebla

Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

El estilo de comunicación asertiva llamado "fogging", o banco de niebla, permite a un individuo aceptar las críticas, pero de una forma que sea tolerable. Este estilo te capacita para aceptar las opiniones adversas sin que termines recompensando una crítica manipulativa o poniéndote demasiado a la defensiva o ansioso ante ellas. Para lograrlo, debes reconocer la crítica y también admitir que hay algo de verdad en ella. En general, tú debes seguir siendo el juez de tus propias decisiones. Por ejemplo, puedes estar de acuerdo con alguien que afirma que a veces no das repuestas a lo que se te pregunta.

Interrogación negativa

Jupiterimages/Creatas/Getty Images

La interrogación negativa se produce cuando una persona busca críticas sobre sí misma. Ésto se consigue al sugerir que se expresen los sentimientos negativos (pero honestos al mismo tiempo) con el propósito de mejorar la calidad de la comunicación. Para que este estilo de comunicación asertiva sea utilizado con éxito, la persona debe estar dispuesta a escuchar las opiniones adversas, a comprender el significado de la crítica vertida y a utilizar luego la información que haya dentro de la crítica si considera que resulta útil. También se puede ignorar la información si ésta parece manipulativa. Por ejemplo, alguien puede preguntar: "¿De verdad piensas que esto no me interesa?".