¿Es seguro correr con solo un sostén deportivo?

Escrito por Michelle Miley
Erik Snyder/Photodisc/Getty Images

Como cualquier mujer sabe, los senos no se quedan quietos durante el ejercicio. Dejar que tus senos se muevan mientras te ejercitas no solo es incómodo sino que puede causar problemas de salud. Usar un sostén deportivo mantendrá tus senos bajo control y lejos del daño que les puede causar el ejercicio. Esto es importante, también, para saber qué buscar ya que no todos los sostenes deportivos son iguales.

La necesidad de soporte

Si te ejercitas sin el apoyo adecuado, tus senos pueden recorrer una distancia igual a la que tu recorres. Según el Science Daily, los estudios han demostrado que los pechos se mueven hasta 21 cm, cuando una mujer está en marcha. Eso es más de 8 pulgadas de movimiento. Sorprendentemente, correr más despacio no reduce el movimiento del pecho. BBC cita estudios que muestran que los pechos no se mueven sólo arriba y abajo, sino en una forma de ocho a medida que corre una mujer. Todo este movimiento significa que un montón de presión se pone en un pequeño ligamento en el pecho conocido como ligamento de Cooper. Esta presión viene de muchas direcciones puede estirar de forma permanente este ligamento, lo que permite que la mama ceda y se desplace cada vez más cerca a tu ombligo. La sensibilidad en los senos y el dolor también se producen con frecuencia en las mujeres que trotan sin el apoyo adecuado.

Encontrar soporte

Los sostenes deportivos son una necesidad para las corredoras, pero no son todos iguales. Cuando vayas a comprar uno, asegúrate que te quede lo suficientemente ajustado para que sostenga tus pechos aún sin restringir tus movimientos o tu respiración. Recuerda que vas a respirar más fuerte y profundo cuando te ejercitas, por lo que debes respirar profundamente para asegurarte de que el ajuste no es demasiado restrictivo. Evita sostenes con costuras en las copas, ya que esto puede irritar los pezones. Otras costuras deben ser cubiertas para que estén suaves sobre la piel y así evitar roces. Las correas deben ser por lo menos una pulgada de ancho y preferiblemente deben ser ajustables. Elige un tejido transpirable que no ceda mucho hacia arriba o hacia abajo. Un sostén con ganchos ofrece más apoyo que el que se sujeta por encima de tu cabeza.

Mantenerse fuerte

Cuando hayas encontrado un sujetador deportivo que ames, es importante darle el debido cuidado para que siga ofreciendo el apoyo que necesitas. Lee siempre la etiqueta de cuidado de su sostén y sigue las instrucciones que allí aparecen, ya que las directrices pueden variar de un tejido a otro. En general, los sujetadores deportivos deben lavarse a mano en agua fría o en el ciclo suave de la lavadora. Usa un detergente suave y evita usar blanqueador y suavizante de telas. Ponlo a secar en posición horizontal y nunca lo metas en la secadora. Compra un nuevo sujetador cuando el tuyo se sienta como que está dando menos apoyo o está más elástico de lo que alguna vez fue.

Mayor protección y tratamiento

Cualquier dolor o sensibilidad en los senos que experimentes cuando corras debe curarse con el sostén correcto. Un buen sujetador deportivo también puede evitar el pezón de corredor y calmar la afección si la tienes. Ésta es una condición en la que los pezones se irritan a causa del frote de la tela mientras corres. Una gasa o vendaje puede utilizarse para cubrir el pezón hasta que sane la irritación. A pesar de que un sujetador deportivo por lo general ofrece el apoyo suficiente, es posible que no sea así cuando correr hace parte de otro deporte en el que puede ocurrir una lesión, como recibir una pelota de béisbol en el pecho. Si has sufrido este tipo de lesión, aplica hielo en la zona y ve a un médico. Para evitar lesiones durante este tipo de deporte, considera usar un sujetador deportivo acolchado o incluso un sujetador de plástico en forma de copa para proteger a los pechos de una lesión.