Enfermedades ocasionadas por la falta de minerales y vitaminas

Escrito por Sonia A. Gonzalez
La falta de una alimentación adecuada puede llevar a la persona a sufrir trastornos físicos irreversibles.
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Cuando una dieta alimenticia es escasa en vitaminas y minerales, puede provocar serios problemas en la salud. La falta de una alimentación adecuada, rica en calorías y suficiente en nutrientes, puede llevar a sufrir trastornos físicos irreversibles, malformaciones e inclusive la muerte. La mayoría de las vitaminas que faltan en el organismo son aquellas hidrosolubles como la vitamina C y B, ya que si no se las incorporan al mismo en el día de su ingesta, se desechan a través de los fluidos. En cambio las vitaminas liposolubles como la vitamina E, no suelen faltar tan habitualmente, ya que quedan almacenadas en el cuerpo por un tiempo antes de ser desechadas.

Escorbuto

La falta de vitamina C afecta a correcta cicatrización de las heridas.
Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

El escorbuto es la ausencia de vitamina C. Algunas de las características de esta enfermedad en los adultos consisten en la aparición de erupciones alrededor de los folículos pilosos, lo que causa el resquebrajamiento del pelo y posterior la caída del mismo, hemorragias perifoliculares, hemorragias en las encías, infecciones bucales, y la pérdida de piezas dentales. En los niños, además de lo anterior, se pueden producir hemorragias en el periostio de los huesos largos, lo que puede ser muy doloroso. El esternón frecuentemente se hunde dejando a los huesos costales en una posición prominente, y las hemorragias características de esta enfermedad, también suelen producirse en la zona intracraneal, lo que rápidamente lleva a la muerte si no se realiza a tiempo el tratamiento adecuado para el mismo.

Mala coagulación

La deficiencia de esta vitamina también puede presentarse después de un tratamiento prolongado con antibióticos.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La vitamina K es necesaria para la buena coagulación de la sangre. La falta de esta vitamina, o problemas digestivos que provocan su incorrecta absorción, pueden ocasionar inconvenientes en la coagulación sanguínea. Prolongados tratamientos con antibióticos suele afectar la eficacia de la vitamina. Una excelente manera de obtener las cantidades diarias de vitamina K es ingeriendo alimentos tales como, pescado, hígado, carnes rojas y la yema de los huevos. Las hortalizas verdes oscuro como la espinaca, la acelga y lechugas también proveen vitamina K. Del mismo modo, la leche y los cereales aportan esta vitamina aunque en menores cantidades.

Raquitismo

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

El raquitismo es una enfermedad producida por la falta de vitamina D en la dieta, ya sea por su escasa prensencia en la dieta, o por su mala absorción a nivel de los intestinos debido a una deficiente incorporación de grasas. El raquitismo se identificada por deformidades en la estructura ósea de las personas que la padecen. Esto ocurre por la falta de minerales en los huesos y cartílagos, ya que cuando el cuerpo carece de vitamina D es incapaz de regular adecuadamente los niveles de calcio y fosfatos que son absorbidos a nivel del tracto digestivo y de allí enviados al sistema circulatorio. Si su absorción no es la adecuada, predisponen al organismo a adquirir esta enfermedad. El raquitismo es una enfermedad ósea que afecta generalmente a los niños en sus primeras etapas de la vida, y habitualmente se manifiesta entre los seis y veinticuatro meses de edad.

Dermatitis

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

La vitamina B5, o ácido pantotéico, participa en la estimulación y regeneración celular a nivel de la piel, mucosa y uñas. Forma parte del complejo vitamínico B. Esta vitamina se encuentra en casi todos los alimentos, aunque su proporción es mayor en los granos enteros y los huevos, por lo que su deficiencia es poco común. Sin embargo, cuando la falta de acido pantotéico es notable en el organismo, esta produce dermatitis, eczemas, acné, dificulta la cicatrización de las heridas y úlceras, produce caspa y seborrea, lo que en algunos casos ocasiona la caída del cabello. La vitamina B5 también mejora la capacidad para resistir el estrés, manteniendo un tono de vitalidad y un estado alerta ante situaciones que requieren un esfuerzo físico o emocional, por lo que su deficiencia también puede llevar a estados de depresión.

Pelagra

La pelagra también puede ocasionar una sucesión de complicaciones relacionadas a esta sintomatología, comprometiendo la situación del paciente.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La deficiencia en la dieta de vitamina B3, ya sea por la pobre ingesta de esta vitamina o su absorción inadecuada, produce una enfermedad llamada Pelagra. La pelagra surge como consecuencia de una nutrición pobre de carne magra, pescado, leche, cereales y vegetales. Es muy común que cuando la deficiencia de estos nutrientes es muy severa, los primeros síntomas que aparecen son la fotosensibilidad en la piel y malestar digestivo, luego aparecen los síntomas neurológicos, como la pérdida del equilibrio, al principio y la demencia al final. Además de estos síntomas, la pelagra también puede ocasionar una sucesión de complicaciones relacionadas a esta sintomatología, comprometiendo la situación del paciente. Si la falta de ésta vitamina no se trata, el paciente podría morir en pocos años.

Problemas en la vista

La insuficiencia de vitamina A es una de las causas de los problemas de visión y la principal causa de ceguera prevenible.
Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

La insuficiencia de vitamina A es una de las causas de los problemas de visión y la principal causa de ceguera prevenible. Los más afectados son los niños en edad escolar que tienen dietas pobres de esta vitamina y la falta de ésta pone en riesgo la salud de los infantes en su primer año de vida. Algunos de los problemas causados por la ausencia de esta vitamina son: daños en la córnea, sequedad ocular y daño en el nervio óptico, lo que llevaría a la ceguera permanente. Enfermedades tales como el sarampión, la malaria, o la presencia diarrea crónica en el individuo, contribuirían a la pérdida de esta vitamina o su mala absorción, poniendo en riesgo aún más la salud del paciente con esta deficiencia.

Beri-beri

El beri-beri también puede ocasionar dolores intensos en las piernas, parálisis, edemas y finalmente, puede llevar a la falla del corazón.
Pixland/Pixland/Getty Images

La falta de vitamina B1, o también conocida como tiamina, y de magnesio producen una afección física caracterizada por la debilidad, fatiga, pedida de peso y debilidad progresiva de los músculos. Esta deficiencia en los nutrientes antes mencionados puede afectar tanto lactantes como a personas de avanzada edad. El beri-beri también puede ocasionar un dolor intenso en las piernas, parálisis, edemas y finalmente, puede llevar a la falla del corazón. Generalmente, los casos de personas con esta enfermedad son aquellas sin recursos económicos, alcohólicos, o personas en situación de emergencia. La insuficiencia de esta vitamina compromete altamente a la vida de la persona, ya que pone en serio riesgo su salud.

Infertilidad

La vitamina E colabora en la formación y maduración de los espermatozoides.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La vitamina E es una vitamina fácil de encontrar en una gran variedad de alimentos, y es acumulada en el cuerpo por varios días por lo que no es necesario consumirla diariamente. No obstante, su falta en el organismo puede producir la pérdida de la fertilidad masculina, ya que colabora en la formación y maduración de los espermatozoides, distrofia muscular, y anemia. En algunos casos aislados, la falta de vitamina E, puede ocasionar trastornos neurológicos ya que es necesaria para la mielinización de los axones neuronales. A veces, la falta de este nutriente se da por una mala absorción en los intestinos.

Insuficiencia en el Sistema Inmune

John Foxx/Stockbyte/Getty Images

La vitamina B6, también conocida como piridoxina, participa en la formación de anticuerpos para fortalecer el sistema inmune. La falta de esta vitamina no suele ser muy común, ya que se encuentra en muchos alimentos, pero en algunos casos la mala alimentación evita su ingesta. La vitamina B6 puede ser encontrada en las nueces, las legumbres, los huevos, la carne, y el pescado. Este importantísimo nutriente, también participa en la elaboración de neurotransmisores, lo que la producción de serotonina, sustancia que combate el estrés, la depresión y el insomnio. La falta de vitamina B6 combinada con la falta de magnesio, el cual esencial para el normal funcionamiento de los sistemas muscular y nervioso, se manifiesta con vómitos, vértigos, nauseas, conjuntivitis, depresión y fatiga entre otros síntomas. Esto es debido a que el sistema inmune se debilita y permite que cualquier bacteria o virus ingrese al organismo.

Anemia Perniciosa

Las personas que no incluyen carnes en sus dietas podrían llegar a sufrir de anemia perniciosa.
Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La anemia perniciosa es el resultado del déficit de vitamina B12 principalmente, y del hierro en sangre, ya sea debido a la falta de ingesta de los mismos, o su incorrecta absorción en el tracto digestivo. Este tipo de anemia es muy bien conocida por los vegetarianos, ya que como se dijo anteriormente, su origen es la carencia de vitamina B12 que solamente se encuentra en alimentos de origen animal. Es por esto que aquellas personas que no incluyen carnes en sus dietas, o las incluyen en pequeña medida, por ejemplo a través de los productos lácteos y huevos, deban tener una especial previsión en incorporar esta vitamina y deban asegurarse de ingerir legumbres tales como la lenteja y la soja para obtener el hierro necesario para lograr una dieta saludable.

Referencias