¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

Cómo eliminar el problema de un cuero cabelludo seco y escamado

Escrito por Luis Malavé | Traducido porMaria Eugenia Gonzalez | Fecha actualizada April 12, 2018

Millones de personas en todo el planeta sufren de problemas de resequedad y escamación en su cuero cabelludo, situación muy incómoda y poco estética a la vista.

Una condición de cuero cabelludo seco y escamado puede ser el resultado de varias afecciones de la piel, como la psoriasis, la eczema, una nutrición baja en minerales y vitaminas, procesos de deshidratación prolongados y alergias dermatológicas de diverso tipo.

A esto se une también un mal uso de los champús o jabones para el lavado del cabello, que afectan la producción natural de cebo o grasa en las glándulas sebáceas ubicadas en la raíz de cada cabello, agravando el problema de resequedad.

Haciendo unos cambios sencillos, o agregando uno o dos remedios caseros puedes eliminar el problema del cuero cabelludo seco y escamado.

Tips para resolver la resequedad del cuero cabelludo

Aunque muchas personas piensan que el lavado regular del cabello ayuda a hidratarlo, la realidad es que provoca el efecto contrario y reseca el cuero cabelludo.

Por tal razón, muchos dermatólogos recomiendan en primera lugar reducir la frecuencia de lavado del cabello, de manera que los aceites naturales producidos por la piel de esta zona puedan reponerse. Estos aceites son vitales para mantener la flexibilidad y adecuado nivel de hidratación de esta piel.

Controla la cantidad de champú que usas, pues si usas mucho de este producto aumenta la posibilidad de que queden residuos que irriten el cuero cabelludo.

Además, muchos champú, aun los que se promocionan como neutros, pueden contener químicos que generen leves reacciones alérgicas, empeorando el problema.

No te laves el pelo con agua demasiado caliente, pues esta es una costumbre muy dañina que contribuye a resecar la piel al eliminar los aceites naturales y afectar los folículos pilosos, lo que a la larga puede incidir en otros problemas como la caída del cabello, alopecia, adelgazamiento de la fibra del cabello o problemas con el crecimiento del mismo.

También modera el nivel de calor de secadores o planchas de cabello, para evitar un nivel excesivo que agrave la situación de resequedad o que provoque irritaciones.

Desarrolla la práctica de darte masajes suaves en el cuero cabelludo, para aumentar el flujo de sangre en el mismo y ayudar a despejar los poros bloqueados que puedan interferir con la producción de sebo.

Estos masajes también ayudan a afloja el exceso de piel muerta y las costras de caspa, haciendo más fácil eliminarlas.

El mejor momento para hacerlo es antes o durante la aplicación del champú, pero también en cualquier momento libre del día.

El aceite de Oliva, recurso ancestral

Los griegos y romanos, así como muchas culturas mediterráneas, han utilizado desde tiempos inmemoriales el aceite de oliva como hidratante del cuero cabelludo y embellecedor del cabello.

No es necesario que te bañes en aceite de oliva, unas gotas en los dedos a la hora de darte el masaje durante tu ducha diaria servirá para cumplir esta beneficiosa función, pero siempre cuidando que el aceite quede en el cuero y no en el propio cabello.

Una vez que el cuero cabelludo esté cubierto de aceite, cubre tu cabeza con papel film o una gorra de baño y déjalo actuar por unos 45 minutos.

Después enjuaga bien con agua tibia, y lava con champú normalmente.

En países donde el aceite de oliva es muy costoso o difícil de conseguir, se puede utilizar aceite de coco en su lugar.

Acude al médico si las condiciones se agravando

Si el problema con tu cuero cabelludo seco y escamado persiste y está acompañado por sensibilidad o enrojecimiento, debes consultar un médico para que evalúe si hay otra condición o enfermedad subyacente y ayudarte a decidir el tratamiento.

Otro tema de interés: Conoce a tu enemigo, los carbohidratos

Si tienes dermatitis seborreica, estos consejos no funcionan, pues aunque esta condición provoca la aparición de escamas en cuero cabelludo, cara e incluso dentro de la zona de las orejas, se trata en realidad de una afección cutánea inflamatoria.

Su principal característica, es que aunque provoca que se formen escamas, en el cuero cabelludo, esto se debe a una excesiva producción de sebo en la glándulas sebáceas, cuyo tratamiento es muy diferente al de la resequedad común.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.