Cómo eliminar el delineador líquido de la ropa

Escrito por Melissa King | Traducido por Maria Eugenia Gonzalez
El delineador líquido es difícil de eliminar de la mayoría de las telas.
Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

La aplicación del delineador líquido requiere paciencia y mano firme, ya que un error puede causar un desastre en tu ropa. El delineador líquido contiene varios ingredientes, incluyendo colorantes, aceites y fragancia, que son muy difíciles de eliminar de las telas. Si la mancha es relativamente fresca, es probable que puedas quitar la mayor parte de ella, o al menos disminuir su intensidad. Abordar una prenda manchada con delineador requiere un pre tratamiento así como el lavado de la misma en la lavadora.

Rocía la mancha de delineador con un solvente de limpieza en seco o coloca quitamanchas sobre ella. Deja que el solvente o quitamanchas penetren en la mancha por al menos un minuto.

Frota la mancha de delineador con una pequeña cantidad de detergente para la ropa fuerte.

Lava la prenda como lo haces normalmente y controla si la mancha ha desaparecido. No pongas la tela en la secadora porque el calor asentará lo que queda de la mancha.

Si la mancha de delineador aún es visible, diluye un poco de blanqueador en polvo para todo tipo de telas con agua, de acuerdo a las instrucciones del envase. Remoja la prenda en la solución por 15 minutos.

Si el blanqueador para todo tipo de telas no funciona y la prenda es blanca o de color firme, remójala en una solución de agua y blanqueador con cloro. Si la mancha no desaparece después de 15 minutos, deja de blanquearla, ya que esto puede dañar la tela.

Lava la prenda en el agua más caliente posible permitida para el tipo de tela.

Consejo

Algunas telas delicadas, como la lana y la seda, no toleran los químicos fuertes o el lavado intenso. Lleva esas telas para que las limpien en seco.

Advertencias

Ten precaución cuando uses blanqueador en ropas de color. La lejía puede decolorar la ropa en forma permanente. Prueba el blanqueador en una parte de la prenda que no se vea antes de tratarla toda.