El significado de los chakras y cómo alinearlos

Escrito por Cecilia Galli
Conoce el significado de los chakras.
Mike Powell/Valueline/Getty Images

De acuerdo con las tradiciones budista e hinduista, los chakras son centros de energía que se ubican en distintos puntos de nuestros cuerpos. Lejos de ser puntos estáticos, son centros de transmisión y recepción de energía. Los chakras pueden desbloquearse y equilibrarse a través de la meditación, la respiración, el yoga, el shiatsu y el reiki.

Muladhara: la raíz

AndyKali, Creative Commons

Es considerado el chakra de la raíz, la base o la fundación. Ubicado en el plexo pélvico, entre los genitales y el ano, se lo asocia con la excreción y al mismo tiempo con el sentido del olfato. Su nombre alude al nacimiento: al físico, a la manifestación de la conciencia en forma humana y a la fuerza de la energía.

Svadhisthana: el lugar donde mora el ser

AndyKali, Creative Commons

El segundo chakra está ubicado en el plexo hipogástrico, a la altura del pubis. Se lo representa como una flor de loto con seis pétalos, que corresponden a las seis tendencias de afecto, crueldad, sentimiento de destructividad, el engaño, el desprecio y la sospecha. También se considera que en este centro es donde se motivan la procreación y la fantasía.

Manipura: la ciudad de las joyas

AndyKali, Creative Commons

Ubicado en el plexo solar (en el ombligo), el tercer chakra se representa como un triángulo rojo invertido en el centro de una flor de diez pétalos. Se lo considera el centro del dinamismo, la energía, la voluntad y los logros. Este chakra irradia prana (energía vital) hacia todo el cuerpo y se lo asocia también con el poder del fuego y con la digestión.

Anahata: el corazón

Sacred Centers, Creative Commons

Ubicado en el medio del pecho, donde está el corazón, el nombre del cuarto chakra significa “el no golpeado”. Al estar en el centro, equilibra los tres chakras superiores y los tres inferiores. Se le asocia con el aire y el tacto. También, con la habilidad de tomar decisiones “desde el corazón” --con el amor, la compasión y la caridad.

Vishuddha: purificación

Sundar2000, Creative Commons

El quinto chakra se ubica en el cuello y en la garganta. Es el centro de purificación, asociado con la creatividad y la expresión personal. Cuando está abierto, las experiencias negativas se transforman en aprendizaje y sabiduría. Se lo asocia con el habla y el oído, y también con la glándula tiroides y el sistema endócrino.

Ajna: la autoridad

Magnus Manske, Creative Commons

El sexto chakra está ubicado en el entrecejo y representa la conciencia. También llamado “el tercer ojo”, su nombre significa mando y poder. Se lo considera el ojo de la intuición y se cree que aquellas cosas vistas en los sueños o en la mente fueron vistas con este chakra. También es el puente que une a los maestros con sus discípulos.

Sahasrara: mayor conciencia

Magnus Minske, Creative Commons

Ubicado sobre la coronilla, el séptimo chakra simboliza la separación de la ilusión, un elemento fundamental para obtener la conciencia superior de que todo es uno y uno es todo. Se lo relaciona con la conciencia pura, y el chakra del que emanan todos los demás. Se lo representa como una flor con mil pétalos multicolor.

Los colores de los chakras

Omno, Creative Commons

Los chakras se representan como flores de loto con diferentes cantidades de pétalos. Cuando se empezaron a estudiar en Occidente, se le atribuyó a cada uno un color de luz. Así, el primero es rojo, el segundo anaranjado, el tercero amarillo, el cuarto verde, el quinto azul, el sexto violeta y el séptimo magenta.

Cómo alinearlos

Creatas/Creatas/Getty Images

Hemos dicho que los chakras son centros a través de los cuales circula nuestra energía. Cuando están desequilibrados o bloqueados, sobrevienen la enfermedad, los malestares y la infelicidad. Es por eso que es muy importante que estén equilibrados o alineados. Esto se logra mediante la respiración, la meditación y prácticas como el masaje shiatsu, el reiki o el yoga.

Para una vida más plena

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

Meditar sobre los centros de energía que tiene el cuerpo contribuye a conocernos más a nosotros mismos, a alcanzar un estado de mayor tranquilidad y paz interior, y a realizarnos más profundamente en todo nuestro potencial. En definitiva, a tener una vida más plena y a disfrutar más y mejor de cada día.