¿Búscas estar en forma y perder peso? ¡Prueba nuestra calculadora de índice de masa corporal y pérdida de peso!

El significado de los chakras y cómo alinearlos

Escrito por Helena Closa | Fecha actualizada August 15, 2018

Según la tradición yóguica de más de 4.000 años de antigüedad, los chakras son centros energéticos que se ubican en distintos puntos de nuestro cuerpo. Se mueven en forma de espiral y generan energía a través de la vibración.

Empezando por abajo, los tres primeros chakras son materiales, y los tres últimos espirituales. El cuarto, el del centro, conecta estos dos aspectos. Se considera que los chakras están íntimamente relacionados con determinadas funciones corporales e incluso se han establecido correspondencias con glándulas específicas del cuerpo.

Estos centros vibracionales se encargan de distribuir el prana, que es la energía vital que fluye por el cuerpo a través de dos canales principales llamados Nadis: Ida y Pingala. Los chakras pueden desbloquearse y equilibrarse a través de técnicas como la meditación, la respiración, el yoga, el shiatsu y el reiki.

¿Cómo alinear los chakras?

Cuando los chakras se bloquean o entran en un estado de desequilibrio, pueden aparecer enfermedades o malestares físicos y emocionales. Para alinearlos o equilibrarlos se pueden usar diferentes técnicas, entre ellas la respiración, la meditación o las asanas de yoga -las posturas físicas-. Una de las más populares es la meditación de los siete chakras de Osho, que consiste en pronunciar el sonido vibratorio de cada chakra mientras se hace un ejercicio de visualización.

Lee más: ¿Cómo aprender a meditar desde cero?

¿De qué manera actúa el yoga sobre los chakras?

La apertura de los chakras por medio de estas técnicas lleva en última instancia a la plena realización del ser humano.

El Hatha Yoga es un tipo de yoga físico, que trabaja mucho con la respiración y las asanas. Así, el trabajo físico con las posturas irá mejorando la unión entre el cuerpo y la mente, y finalmente entre el individuo y el universo, de manera que se pueda alcanzar un estado avanzado de plenitud y bienestar.

Según el Kundalini Yoga, un yoga más espiritual, al alinear los chakras tu nivel de consciencia se irá elevando, comenzando por la activación del primer chakra hasta llegar al séptimo, que es el que finalmente te permitirá llegar a un estado místico de iluminación o samadhi.

Tal vez te interese: Tipos de yoga y sus beneficios

¿Cuáles son los siete chakras?

Muladhara: El chakra de la raíz, la base o la fundación. Ubicado en el suelo pélvico, se lo asocia con la excreción y al mismo tiempo con el sentido del olfato. Su color es el rojo y su nombre alude al nacimiento: al físico, a la manifestación de la conciencia en forma humana y a la fuerza de la energía. Para desbloquearlo, se recomiendan ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, caminar descalzo, correr y saltar doblando las rodillas para sentir la gravedad de la tierra, y practicar asanas sentándose en cuclillas.

Svadhisthana: Es el chakra de la sexualidad, la creatividad y la fantasía. Está ubicado en el plexo hipogástrico, a la altura del pubis. Su color es el anaranjado, y se representa como una flor de loto con seis pétalos, que corresponden a las seis tendencias de afecto, crueldad, sentimiento de destrucción, el engaño, el desprecio y la sospecha. Para estimularlo y deshacerse del miedo al goce, es bueno realizar tanto posturas de yoga como danzas que impliquen movimiento y apertura de caderas, como la bachata o el merengue.

Manipura: El chakra de la voluntad, el dinamismo y los logros. Se ubica en el plexo solar (en el ombligo) y se representa como un triángulo rojo invertido en el centro de una flor de diez pétalos. Este chakra irradia prana (energía vital) hacia todo el cuerpo y se lo asocia también con el poder del fuego y con la digestión. Su color es el amarillo. Puedes equilibrar este chakra y mejorar la fuerza de voluntad, potenciando tu poder personal, con ejercicios que impliquen proyectar energía hacia un objetivo, y realizando la postura del arco en yoga.

Anahata: El chakra intermedio es un centro energético tanto material como espiritual. Ubicado en el medio del pecho, donde está el corazón, equilibra los tres chakras superiores y los tres inferiores. Su color es el verde y se lo asocia con el aire y el tacto, así como con la habilidad de tomar decisiones “desde el corazón” - con el amor, la compasión y la caridad -. Para estimular este chakra se recomienda realizar acciones de ayuda y que potencien los sentimientos de compasión, así como cualquier asana de apertura pectoral.

Vishuddha: El quinto chakra se ubica en el cuello y en la garganta. Es el centro de la purificación y la expresión personal. Cuando está abierto, las experiencias negativas se transforman en aprendizaje y sabiduría. Se lo asocia con el habla y la escucha, y su color es el azul. Para desbloquearlo, se debe practicar la expresión de emociones y sentimientos, así como cantar, gritar y hacer ejercicios de vocalización.

Ajna: El sexto chakra representa la autoridad y la conciencia. Está ubicado entre el entrecejo y la frente. También llamado “el tercer ojo”, su nombre significa mando y poder. Se lo considera el ojo de la intuición y se cree que aquellas cosas vistas en los sueños o en la mente fueron vistas con este chakra. Su color es el violeta. Para estimularlo y superar la confusión mental, es recomendable hacer meditaciones guiadas y ejercicios de visualización, normalmente de formas geométricas.

Sahasrara: Ubicado sobre la coronilla, el séptimo chakra simboliza la separación de la ilusión, un elemento fundamental para obtener la conciencia superior de que todo es uno y uno es todo. Se lo relaciona con la conciencia universal, y es el chakra del que emanan todos los demás. Su color es el magenta. Para abrirlo, se pueden hacer meditaciones y oraciones, cantos de mantras y, en concreto, la meditación del OM.

Lee más: ¿Es el yoga un buen entrenamiento?