El calcio y el cabello

Escrito por Stuart Robertson
La leche es una buena fuente de calcio.
BananaStock/BananaStock/Getty Images

El cuerpo humano necesita una cierta cantidad diaria de varios minerales esenciales; el calcio es uno de ellos. El calcio es un elemento fundamental para el cabello y las uñas, y como nuestro cuerpo lo está perdiendo constantemente, necesita un suministro continuo para permanecer sano. Está presente en muchos alimentos, inclusive en cualquier producto lácteo. Además, los suplementos de calcio están muy a mano. Ingerir demasiado calcio puede tener resultados negativos para tu cuerpo, incluyendo tu cabello.

Come alimentos ricos en calcio, como productos lácteos, vegetales con hojas verde oscuras, y pescados de espinas blandas, para satisfacer la ingesta diaria recomendada de calcio, que es de aproximadamente 1.000 mg, según tu edad y tu género. Una porción de cada una de estas tres comidas te proporcionará unos 1.000 mg de calcio.

Toma 1.000 mg de calcio por día en la forma de suplemento. Si ingieres grandes cantidades de alimentos ricos en calcio, como los lácteos, por ejemplo, entonces puede que necesites menos de 1.000 mg. En total, no debes consumir más de 2.500 mg de calcio por día.

Deja de beber gaseosas y baja la cantidad de alimentos cocidos al horno y comidas procesadas. Éstos contienen grandes cantidades de fósforo, que pueden prevenir la asimilación de calcio en tu cuerpo, según sostiene la Univesity of Arizona.

Disminuye la cantidad de azúcar que comes. Según un ensayo con ratas, de acuerdo a lo informado en el "Clinical and Experimental Obstetrics and Gynecology Journal", el azúcar ocasiona resistencia a la insulina, pudiendo evitar que tu cuerpo absorba el calcio. Si los diferentes elementos en tu cuerpo que requieren calcio, como tu cabello, no absorben lo suficiente, puedes experimentar resultados negativos

Reduce tu ingesta de grasa. El exceso de grasa en tu dieta puede ser otra causa de mala absorción de calcio porque, según la Office of Dietary Supplements, cuanto más grasa contiene la comida, menos calcio contiene.