El amor y la biología: ¿qué pasa cuando estás enamorado?

Escrito por Emilio Vera
XiXinXing/iStock/Getty Images

El enamoramiento es un proceso, desde la perspectiva de la fisiología, que se inicia en la corteza cerebral e involucra distintos mecanismos y sistemas del cuerpo, destacándose el sistema endocrino, el cual hace que se produzcan en las diferentes glándulas endocrinas del organismo, como la hipófisis y las suprarrenales, una gran cantidad de hormonas que generarán el aumento de la frecuencia cardíaca, el nerviosismo, el placer, entre otras sensaciones que se producen cuando se está enamorado.

Núcleo Caudado, el sistema de recompensa en acción

JasonJiron/iStock/Getty Images

Distintos estudios han tratado de demostrar cuales son las zonas del cerebro que se activan al estar enamorado. Uno de esos estudios fue realizado por Fisher en 1998 en donde se le tomaron resonancias magnéticas a un grupo de personas que decían estar enamoradas. Los resultados indican que hay un aumento en la actividad del núcleo caudado, un sector del cerebro relacionado con el sistema de recompensa. La activación del núcleo accumbens y del área del tegmento ventral, también del sistema de recompensa, confirma la importancia de esta zona en el proceso del amor.

Hipotálamo, la parte más importante

massimofusaro/iStock/Getty Images

El hipotálamo es uno de las zonas del cerebro más importantes. Ubicándose por debajo del tálamo, este centro neuronal coordina numerosos procesos fisiológicos como el hambre, la saciedad, la sed, el control de la temperatura, entre otros. El hipotálamo cumple una función fundamental en el proceso del enamoramiento ya que ayuda a regular las distintas hormonas que se activan y elevan cuando se está enamorado. Esto permite que se genere la sensación de placer, por ejemplo, cuando se está con aquella persona especial.

Feniletilamina, la hormona del amor

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

La feniletilamina es una de las hormonas que más se ha relacionado con el amor ya que se encuentra en altas cantidades en los cerebros "enamorados". Esta hormona tiene un efecto similar a las anfetaminas generando excitación y placer. Además disminuye el apetito y aumenta el metabolismo. La feniletilamina regula muchas otras hormonas y se puede liberar frente a distintos estímulos como el tomarse de las manos o simplemente el mirar a la persona amada.

Serotonina, el neurotrasmisor de la ansiedad

Nyanza bvba/iStock/Getty Images

La serotonina es un neurotransmisor, sustancia que regula los procesos cerebrales, que se relaciona con numerosas funciones entre las que se destacan la sexualidad, la regulación del apetito, el sueño, el humor, la sensación de bienestar, entre otras. Por el contrario, la falta de esta sustancia se ha asociado a distintas enfermedades como la depresión y las crisis de angustias. La serotonina, a diferencia de otras hormonas, disminuye durante la atracción, lo que se asociaría al pensamiento obsesivo que se tiene durante el enamoramiento.

Dopamina, el por qué del amor eufórico

Ingram Publishing/Ingram Publishing/Getty Images

La dopamina es otra importante hormona que se secreta a nivel cerebral. Distintos estudios han asociado a la dopamina con las primeras fases del enamoramiento. La sensación de euforia, placer, excitación, bienestar, ansiedad, entre otras, se relaciona con el aumento de esta sustancia. A nivel cardiovascular aumenta la frecuencia cardiaca. La dopamina se asocia, según los expertos, al estudio y aprendizaje de nuevos estímulos, lo que ayudaría, en el caso del enamoramiento, a centrar la atención en la persona amada.

Norepirefrina, la hormona que te quita el sueño

Michael Blann/Digital Vision/Getty Images

La norepirefrina es una hormona que se produce en las glándulas suprarrenales frente a distintos estímulos, entre ellos, el amor. Son muchas las funciones que se asocian a esta sustancia pero en el caso del amor, las más importantes son el aumento de la memoria, lo que ayudaría a recordar qué ropa se estaba utilizando durante el primer beso, la disminución del apetito y del sueño. La norepirefrina también está relacionada con el placer.

Oxitocina, la hormona del amor duradero

pojoslaw/iStock/Getty Images

La oxitocina es una hormona que se produce en el hipotálamo, y al igual que los otros neurotransmisores, son muchas las funciones de esta sustancia. En la mujer, la oxitocina se eleva durante el parto y la lactancia, así como también durante las relaciones sexuales. En el contexto del enamoramiento, los investigadores la han asociado a un amor más estable, que va más allá de una atracción fugaz, ayudando a generar, entre otras cosas, el sentimiento de confianza en la pareja.

Testosterona, el deseo del hombre

Fuse/Fuse/Getty Images

La testosterona es una hormona que se secreta en las glándulas suprarrenales, en mayor cantidad en el hombre que en la mujer. Este andrógeno, aparte de estar involucrado con las características sexuales secundarias del hombre como la voz ronca y el vello facial, aumenta el impulso y el deseo sexual. En el cerebro, son muchas las áreas que se activan durante el impulso sexual como la corteza cingulada anterior y el hipotálamo y se desactiva la corteza frontal.

Estrógenos, el deseo en la mujer

Fuse/Fuse/Getty Images

Los estrógenos son hormonas producidas en la mujer principalmente en los ovarios y en el tejido graso. En el hombre también se encuentran cantidades pequeñas de esta hormona. Esta sustancia al igual que la testosterona está asociada a un aumento de la libido en la mujer. Esto explica porque durante la fase menstrual y premenstrual, donde los niveles de estrógenos están bajos, es cuando menor deseo sexual presentan las mujeres.

Relacionado: Tipos de amores tóxicos

Feromonas, la ley de la atracción

Jacob Wackerhausen/iStock/Getty Images

Las feromonas son sustancias químicas que están bien identificadas en los animales. Estos elementos cumplirían la función de atraer a otro individuo de la misma especie. En seres humanos no hay consenso acerca de las funciones de las feromonas. Algunos como L. Slater han llegado a plantear que juegan un papel importante mientras que otros son más reservados y no le dan tanta importancia a estas sustancias.

Relacionado: El amor en tiempos de infidelidad